jueves, 13 de setiembre de 2007

Industrias cárnica, láctea y panadera niegan prácticas monopolísticas en la formación de precios

POLÉMICA POR EL ALZA DE PRECIOS

MADRID.- Las industrias cárnica, láctea y panadera españolas niegan prácticas especulativas o monopolísticas en la formación de los precios y señalan a la distribución como el agente dominante de la cadena a la hora de permitir más o menos margen a la industria y al consumidor.

Estos sectores responden así al anuncio realizado este miércoles por el presidente de la Comisión Nacional de Competencia (CNC), Luis Berenguer, de estudiar de oficio si los fabricantes de alimentos y productos manufacturados han incurrido en conductas contrarias a la competencia, al advertir que estos productos van a encarecerse por el alza de las materias primas.

El IPC de agosto ha evidenciado esas subidas, aunque con intensidad moderada y notables diferencias entre unos productos y otros. El mayor incremento entre bienes de consumo cotidiano fue el de la leche, con un alza en agosto del 2,2% (un año antes apenas había subido un 0,3%), y el pan se encareció un 0,5%, muy por encima del 0,1% que se produjo un año atrás.

Tanto desde la Asociación Española de Empresas de la Carne (Asocarne) como desde la Asociación de Industrias de la Carne de España (AICE), rechazan las acusaciones de los ganaderos de pactar precios a la baja en origen para incrementar sus márgenes comerciales.

Sector 'asfixiado'

Ambas acusaron a la distribución, "con su posición dominante en la cadena alimentaria", de no permitir a la industria incrementar los precios de sus productos por lo que tampoco pueden aceptar ellos las subidas que exige el sector ganadero "asfixiado" por el incremento de sus costes de producción.

En este sentido el secretario general de AICE, Miguel Huertas, destacó que otra de las medidas que aliviaría a uno de los sectores más afectados es la revisión de la prohibición de las proteínas animales, grasas de cerdo y pollo para estas especies evitando el canibalismo, medida adoptada en previsión de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).

Asimismo, Huertas insistió en que la industria no es la que establece los precios al consumidor ya que es la distribución quien mantiene ahí una posición de dominio.

La Confederación Española de Asociaciones de Panadería (Ceopan) negó también cualquier tipo de pacto para subir los precios más allá de la repercusión del coste de la materia prima.

El presidente de Ceopan, Lorenzo Alonso, defendió la transparencia y honestidad del sector panadero que, "por unas declaraciones desafortunadas" está siendo acusado de engordar las subidas del pan aprovechando el alto precio de las materias primas y aseguró que esa subida "no será ni del 40 ni del 50% como se está diciendo por ahí".

Los industriales del sector lácteo aseguran que la fuerte subida de precios, que ha superado el euro por litro en varias marcas, es consecuencia de una "competencia feroz" entre empresas por afianzar su posición en el mercado y niegan la existencia de cualquier tipo de concertación de precios.

La Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) afirmó hace días que no es la responsable de la especulación con los precios de las materias primas. El secretario general de esta asociación, Horacio González, advirtió de que "se trata de la primera vez en muchos años que las materias primas de origen agrario pueden llevar a un problema de inflación", y recordó que la crisis de precios de los cereales "es de carácter global, fruto de la conjunción de muchos problemas".

EFE

http://www.elmundo.es/mundodinero/2007/09/13/economia/1189697038.html