lunes, 1 de setiembre de 2008

“de solucionadores de problemas” a “burócratas weberianos”


“Trabajamos nueve meses del año como una Asociación Civil, y en tiempos de elecciones nos volvemos una unidad básica” (entrevista del autor, 22 de marzo de 1997).


Una “Des-Organización Organizada”... Steven Levitsky


¿Que mierda es la Mazorca, y como Carajo influye?; una pregunta que insistentemente me hace no solo el amigo Anónimo Bostero, que es de Derechas, sino otros que son de Izquierdas o Progresistas.


Como Mensajero o Charly Boyle.


A grandes trazos, el Movimiento Peronista de los 80 lo conformaban como mínimo tres formas contención, que confluían en lo que llamamos Organizaciones Libres del Pueblo.


A / En las zonas Urbanas los Sindicatos.


B / En el Interior, la confederación de pequeños caudillos con doctores y señores del campo (una alianza con base en los sentimientos y en las virtudes cívicas)”.

Que se subdividía en: “peronismo histórico del interior (construido sobre lealtades, afectos, parentescos, afinidades, nostalgias y, sobre todo, sobre la devoción por Perón, Evita y su ritual), y la del peronismo que LEVITSKY llama socialdemocracia de facto”. (1)


C / Las “Organizaciones”, formales e informales.

Entre las formales teníamos desde la CdO y Guardia de Hierro, a Montoneros, Descamisados y las Fuerzas Armadas Peronistas.

Las informales se conocían como “grupos de trabajo” o “centros de estudio”, que podían o no reportar a A/ y B/


La proscripción y/o prohibición política del periodo 1955/83, sumada a la Doctrina, llevo naturalmente a hacerse cargo de las cuestiones sociales mediante las Asociaciones Civiles.


Sociedades de fomento, cooperativas escolares y hospitalarias, clubes de barrio, asociaciones de jubilados, mutuales, grupos parroquiales, etc.


Son espacios donde la ejecución y efectividad priman sobre lo ideológico.


A nadie le interesa si sos buen marxista o mal cristiano, solo es valioso ser un “solucionador de problemas”.


Volviendo a los 80, el peronismo sindical, especialmente el del Conurbano, hegemonizaba la construcción de políticas y respuestas frente al Poder de Turno.


No era solo su peso cuantitativo, sino lo cualitativo de su nivel de Organización.


Las redes de militancia, que coordinaban las Comisiones Internas, empujo en su Resistencia al Proceso.

Malvinas fue en esencia una fuga hacia adelante, el 30 de Marzo del 82 la Dictadura había perdido el Control Social. (2) y (3)


La Derrota Militar oscurece el papel de la Resistencia, pero a pesar de eso, al llamado de Elecciones sale a la superficie todo el entramado peronista.


De las unidades básicas encuestadas por el autor en 1997, el 58% estaba dirigida por un militante que militó en el peronismo durante la dictadura.


Como resultado del trabajo clandestino, al colapsar el régimen militar en 1982, el peronismo rápidamente resurgió como una organización de masas.


Las unidades básicas brotaron (aparentemente de la nada) por todo el país y ya a mediados de 1983 el PJ había afiliado a más de tres millones de miembros, lo que representaba más que el resto de los partidos combinados.


El proceso de “partidización” no fue, sin embargo, acompañado por un proceso de burocratización.


Más que establecer una estructura burocrática, el PJ post `83 retuvo aspectos clave de su organización como movimiento.


El peronismo reemergió después de la dictadura desde abajo hacia arriba y de una forma semianárquica.


Los militantes establecieron sus propias unidades básicas sin la aprobación (e incluso el conocimiento) de la jerarquía partidaria.


Ésta no solo no creó o financió unidades básicas, sino que tampoco pudo establecer quién podía crearlas, cuántas fueron creadas, o dónde estaban localizadas.


En cambio, permanecieron autoorganizadas, creando, financiando y operando sus propias unidades básicas.


Como resultado de esto, la organización nacional del PJ permaneció como una unión laxa y heterogénea de débiles facciones nacionales, paramilitares, organizaciones obreras y emergentes feudos provinciales. (4)


En las elecciones de 1983 el dispositivo colapsa, el Alfonsinismo barre electoralmente en las zonas urbanas, y solo queda en pie el peronismo del Interior.


Como señala la Tradición “el que pierde vuelve a la cola”, y “el que gana conduce”.


El peronismo del Interior, autodenominado Federal, tomo la posta y apoyo a los “grupos de Trabajo” u Organizaciones informales para Reformar al Movimiento.


Es lo que conocemos como la Renovación Peronista, que incluye al Menemismo, donde se excluye a Sindicatos y “Orgas” formales en la toma de decisiones.


Las “Organizaciones Informales” tenían como integrantes Grosso, Chacho Álvarez, Pilo Bordón, el gallego de la Sota, etc.


Estos últimos comparten con los Feudales (chicana a los Federales), y el alfonsinismo una visión partidocratica de la política.


Una “clase política” que solo responde ante si y por si.


Además tienen en común la “alergia” contra las organizaciones del Conurbano, a la que denominan la Mazorca.


Se podría explicar la historia de las alianzas políticas de los últimos 20 años en base a este rechazo.


i/ El cordón sanitaire del menemismo de 1989 a 1999.

ii/ El pacto de Olivos.

iii/ La Alianza de la UCR/FREPASO

iv/ El intento en Diciembre de 2001 de entregar el gobierno a la Corte Suprema menemista.

v/ La Elección del 2003.

vi/ Los intentos de desplazarla hacia la Derecha con los Transversales y los Plurales.


Mientras tanto en el GBA se producían transformaciones sociales radicales.


La pauperización y expulsión debidas a las políticas nacionales conducían a una Crisis.


Es como si se volviera a la Clandestinidad y a la Organización del 55 al 83.


El barrio es el gran organizador de las clases populares actualmente.


Hay racimos formidables de organizaciones sociales de toda índole (más o menos estables, más o menos prósperas) que se vertebran alrededor del barrio.


Los piqueteros son los más conocidos, pero hay organizaciones religiosas, musicales, murgas, comedores y sociedades de fomento.


La miseria empuja a la participación, porque para ganarse la vida hay que moverse, hay que estar en organizaciones, ir a los lugares que tienen recursos.


Hay una herencia del sindicalismo argentino, que es el enganche entre el Estado y los gremios.


Las organizaciones sociales, territoriales, heredaron ese esquema.


Yo hice largos trabajos de campo en La Matanza y conocí a (Luís) D’Elía en sus comienzos, en 1986.


El decía: “Vamos a pelear por la tierra, pero la tierra debe ir a la cooperativa y la cooperativa transferirlos al barrio, porque ése es el único modo de construir poder popular”.


Eso era lo mismo que hacían los sindicatos.


No se reclamaba institucionalizar los beneficios.


Las organizaciones lograron así poder, pero se encerraron en la búsqueda permanente de recursos.


¿Cuál es el dirigente más exitoso, el más representativo?


Aquel que tiene capacidad de conseguir recursos del Estado. (5)


Steven Levitsky en su estudio señalaba que de los 50 miembros promedio de una UB, solo 1 o 2 se convertían en funcionarios o empleados públicos.


A ojo de buen cubero existen unas 4.000 UB en el Conurbano, 700 en La Matanza.


Como su funcionamiento político es part time, ver la cita al inicio, estamos hablando de aproximadamente 200.000 militantes; 35.000 La Matanza.


Las cuales proveen entre 6.000 a 9.000 Funcionarios calificados al Estado en sus 3 niveles.


Fonctionnaires o Cadres, The United States Civil Service, Her Majesty's Civil Service, Beamten o Bezeichnung öffentlicher Dienst; en porteño basico Burocracia Weberiana estatal.


En la Argentina no existe una Burocracia que lleve el día a día como en los países serios.


Donde esta se compone de “solucionadores de problemas” de sus “jefes”, los ciudadanos.


Por Origen y Formación, en los Mazorqueros de elite, la ejecución y efectividad priman sobre lo ideológico.


Como aun mantienen los lazos con las bases y sus iguales, son nodos fundamentales de las redes peronistas, por lo tanto su lealtad es hacia abajo, en lugar de ser hacia arriba.


“…José Montenegro describió al PJ como una “gigante red informal” (entrevista del autor, 26 de agosto de 1997).


Según Montenegro “algunos peronistas trabajan en unidades básicas, otros en sus casas y otros en sociedades de fomento.


Pero todos son parte de la red.


Ésta está siempre presente, a veces latente, pero siempre lista para ser activada” (4)


Volviendo a Merklen, las bases en los barrios no tienen fidelidad a una sola fuente, solo respetan a los que resuelven.


–No existe polaridad tipo “revuelta vs. sumisión”.


–No, depende de un millón de cosas.


Cómo obra el intendente, quién es el gobernador, cuáles son las políticas públicas...


–¿Las agencias estatales son los únicos sectores interpelados?


–Se busca en otras organizaciones.


Se busca dinero, formación.


Todo recurso es bienvenido.


No es que le dé lo mismo el rock que la bailanta o ser católico que pentecostal, pero eso no quiere decir que esté en condiciones de descartar lo que no se aviene con sus valores.


Debe negociar con todos.


–¿Por qué no enrolarse o militar todo el tiempo en alguna organización?


–Porque ninguna de esas organizaciones, ni siquiera el peronismo, está en condiciones de resolverle todos los problemas en tiempos duraderos.


El tipo tiene muchos años de carreteo, también sabe que quien hoy es todopoderoso, mañana va a dejar de serlo y no tiene problema en cambiarlo.


Coexisten dos registros, el de los criterios propios y de la conveniencia.


–El peronismo tiene un capital simbólico, el de haber representado como nadie a la clases populares.


Y también ha sido el que mejor se adaptó a las nuevas situaciones, aun cuando contribuyó a destruir el mundo del trabajo.


Está mucho más atado con la realidad.


Hubo un momento clave, en el año ’87.


El alfonsinismo, que disputaba las clases populares con la renovación peronista, se encontraba con los ocupantes de tierras y se preguntaba cómo hacer para respetar la institucionalidad (violada por las intrusiones) y para no reprimir.


(El luego presidente Eduardo) Duhalde, en la Municipalidad de Lomas, dice “no me importa que las ocupaciones sean ilegales, eso es un hecho.


Yo hago mi política social a partir de ese hecho”.


El peronismo resolvió esa ambivalencia, sin muchos pruritos legales, pero... (5)


De Diciembre de 2001 a fines del 2004 las redes trabajaron a full, tratando de contener el Incendio Social.


A pesar de las opiniones generalizadas, para la militancia del Conurbano los Saqueos solo superan en horror a la Represión.


Primero, porque destruye la confianza y la solidaridad intergrupal, sin ellas es imposible funcionar como redes.


Segundo, es la mejor justificación para una Represión Indiscriminada; el Toque de Queda, donde las Fuerzas Armadas están autorizadas a disparar sin aviso previo a un grupo compuesto de 3 o mas personas.


Hace un año y medio existió un interesante debate con el Compañero Artemio en La Barbarie.


Era sobre la intención de Néstor Kirchner de Organizar y/o Crear una base de Cuadros Políticos, que ejercieran la Función Publica.


El no reconocimiento de lo Existente, Mazorqueros + Feudales + Transversales, se debía a la resistencia de los primeros al método radial y a la Fuente de Obediencia.


Los contactos horizontales y la “Gran Diagonal Peronista”, esta ultima es saltarse todos los pasos jerárquicos previos para interpelar descaradamente al de mayor Responsabilidad Política, repugnaban a los Patagónicos.


La Fuente de Obediencia es simple y sencillamente que el Soberano es el que manda, si te desautoriza con el voto tenes que volver a la cola.


Por ultimo, el conflicto de la 125 demostró la robusteza del Régimen que “administran” estos “Burócratas Weberianos”.


Como en la Edad Media se soporto un sitio, sumado a un Plan de Lucha de 130 días, sin derramar una sola gota de sangre.


Generando un respeto que le llevo a decir a Cayetano Zain, critico implacable de los K y la Mazorca, lo siguiente.


“Descalificar los logros, de estos muchachos, es una errónea torpeza.


Trátase del gobierno ontológicamente más corrupto de la historia, pero compuesto por funcionarios mayoritariamente decentes.


Por vocación o por imposibilidad.


Proliferan los funcionarios que ni siquiera la ven pasar.


Es la primera complejidad analítica a examinarse.


Cuesta abordar la grata enumeración de los nombres registrados como irreprochables.


Decenas de funcionarios que suponen participar de una estética fundacional.


Del replanteo del modelo de redistribución.


Se ubican en la fila de los otarios, mientras los privilegiados se enriquecen.


Aluden al manoseo de la reparación generacional.


Al ajuste injusto de cuentas generacionales, con la historia.


Mientras los privilegiados se forran. (6)


No son “Seres Angélicos”, tienen sus miserias y corruptelas como todos los nacidos en pecado.


Pero se han convertido en un quebradero de cabeza para la “clase política”, y también para el Establishment Dominante.


Sin ellos es imposible Gobernar, no porque pongan trabas, sino porque nadie tiene esa masa critica de Funcionarios; en cantidad y calidad como para reemplazarlos.


Como en la imagen de Quino que corona este post, notamos la diferencia.


Cualquiera puede sentarse a calentar una silla, esperando que sea fin de mes para cobrar, lo difícil es abocarse a “solucionar problemas” aunque no te corresponda según el Organigrama.


(1) http://www.iruya.com/content/view/42229/230/


(2)http://www.villacrespomibarrio.com.ar/CARPETA%20NOTAS/HISTORIA/30%20de%20marzo%20de%201982-2006%2032.htm


(3) http://www.cta.org.ar/base/IMG/pdf/BenedictoOrtiz.pdf


(4)http://www.argiropolis.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=355&Itemid=33#_ftnref58


(5) http://www.pagina12.com.ar/diario/dialogos/21-62019-2006-01-23.html


(6) http://www.jorgeasisdigital.com/2008/08/19/alma-en-orsai/