viernes, 3 de setiembre de 2010

El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (7)

El punto crítico a partir del cual se decretó el agotamiento del peronismo fueron las movilizaciones obreras de julio del 75 contra el "Rodrigazo".

Allí pareció efectivamente que la clase obrera, al combatir contra un gobierno peronista, firmaba el acta de defunción del movimiento peronista.

Este análisis omitía dos cosas:

-una, que sectores de vanguardia de la clase obrera estaban dispuestos a rebozar (sic) el peronismo siempre y cuando se diera una dirección de avance contra un gobierno vacilante como el de Isabel Martínez, pero que dentro de esa misma dinámica la clase trabajadora en conjunto, incluyendo las vanguardias, iba a retroceder hacia el peronismo cuando la marea se invirtiese por la presencia militar;

-otra, el peso efectivo que en tales movilizaciones tuvo la burocracia sindical peronista.

Rodolfo Walsh


La guerra de las elites de Eduardo Fidanza

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1293864


Las oposiciones, de Mariano Grondona

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1048235


La mayoría desunida, ¿vencerá a la minoría unida?, de Mariano Grondona

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1126340


Un príncipe en medio de la República, de Mariano Grondona

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1106522


Un punto de inflexión, de Rosendo Fraga

En esta fecha vencen las facultades delegadas en el Ejecutivo entre 1853 y 1994.

…………

El mismo día, el ex presidente Kirchner, en su condición de líder del oficialismo, asistió al acto en La Plata, en el cual el titular del gremio de camioneros y secretario general de la CGT, Hugo Moyano, asumió como presidente del PJ bonaerense.

Desde los tiempos de Herminio Iglesias, hace ya un cuarto de siglo, un sindicalista no tenía un rol político tan relevante en el peronismo del principal distrito del país.

El día anterior, Kirchner presidió el acto en el Luna Park, en el cual se relanzó la Juventud Sindical Peronista, bajo el liderazgo de uno de los hijos de Moyano.

Ambos hechos tienen lugar, al mismo tiempo que el sindicato de camioneros bloquea el acceso a las plantas de la empresa Siderar, del grupo Techint en la provincia de Buenos Aires.

………..

Que el mismo día se ponga en marcha el mayor conflicto institucional desde 2003 que puede afectar la independencia de poderes, se realice desde el Gobierno una denuncia que amenaza la libertad de expresión y que el oficialismo ratifique su alianza con sectores político-sindicales que amenazan la libertad de empresa, puede constituir un antes y un después en el ejercicio de la democracia en la Argentina.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1297678


El tiempo corre, y las alternativas se agotan; a tal punto, que el Estado Mayor Intelectual Hegemónico, debe lanzarse al barro de la disputa coyuntural.

Sus Relatos trasuntan la bancarrota ideológica, sus Intelectuales Orgánicos trastabillan entre el refrito tradicional y la desorientación pública.

La Tribuna de Doctrina, del General Mitre, apretando sus narices; trata, desesperadamente, en convertirse en la Tribuna de Doctrina de “otro” General.

La lucha no es por el “ciudadano independiente”, sino por la “estructura” que sostiene al Régimen.

“Ajustarse” a los “tiempos de los países serios”, implica “gobernanza”; sin ella, solo queda el fracaso terminal.

Así como Marzo del 76, es una pesadilla para muchos; Julio del 75, lo es para quienes festejaron.

El Partido Militar esta castrado, los Golpes de Mercado son difíciles de implementar, la Agitación Mediática se muerde la cola; porque se demostró que no puede torcerle el brazo a una Estructura asentada, ni sirve para contener las Movilizaciones.

Ergo, la “disputa por el espacio que es el Estado”, se convierte en el “peronometro”.

Cambios sutiles en el oficialismo, promotor de la Transversalidad y la Concertación Plural, que ya no utiliza el 2003; porque la mayoría de ellos están el grupo A, o son “terceristas”.

“Según Cristina "hay que desarrollar un modelo de país que nos pertenezca a todos, es un modelo de inclusión, que incorpora a aquellos que nos critican" y alertó que "los modelos de exclusión que durante décadas asolaron el país sólo pensaron en un sólo sector social, despreciando al resto, y casi todos sufrieron con esa crisis terminal de 2001".

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=196234&id=372906&dis=1&sec=2

Mientras que LAS Oposiciones, varían de lo “grueso”:

"Tengo cuatro divorcios, de dos maridos y de los radicales y de los socialistas", Carrió y remarcó que sólo competiría en una interna si se suma a "peronistas no corruptos".

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=540854

A la “sutileza operativa” del Tata Yofre y su ultimo libro.

Aquí debo explicar porque lo considero como Albacea, autonombrado, de Santucho y del PRT.

En “Las definiciones del peronismo”, se explica porque se rechazo la tregua del “Bonapartista” Campora; y aclara que la “farsa electoral”, que ganaría Perón, es una trampa de la Burguesía y el sistema Demo-burgués, temeroso de la Revolución Socialista y Progresista.

La Caracterización del “peronismo Burgués y Burocrático”; que contenía a Campora, Righi, Rucci, Gelbard, etc.; como “Derecha”, fue la base del Relato Progresista Hegemónico, posterior al 83.

El “Panradicalismo”, con sus López Murphy, Angeloz, Carrio y de la Rua; sumados a los herederos de Ghioldi, Victorio Codevilla, y otros miembros de la Cría del Proceso; serian “la Izquierda” Socialdemócrata.

Mientras que el peronismo in Toto, se convertiría en “la Derecha”.

A tal punto calo el Paradigma, que muchos “renunciaron” al Movimiento, para intentar la “aventura” de “social-democratizarse”.

Lo extraño, es que tenían mas lazos con la Central de la Democracia Cristiana y su Internacional Sindical; que la ortodoxia sindical mas dura.

Que mantuvo su pertenencia a la Internacional Sindical Socialista; a pesar de los esfuerzos del “orgánico” del PSOE y la UGT, Caro Figueroa.

Ese paradigma aun no cayo, se mantiene; y eso lo podemos escuchar en las “criticas de los últimos años; no solo desde el “exterior” del peronismo (Bonasso y Tumini), sino del “interior” (JPF y Argumedo).

Con “El Escarmiento” de Tata ("Yo me meto en la cabeza de Perón”) Yofre; trata de reafirmar el Paradigma; apelando, en ultima instancia, a la caracterización del General, y el peronismo del 73, realizada por el ERP.

Aun a costa de desagradar a muchos y tratando por todos los medios de no herir los sentimientos de nadie, nos vemos en la necesidad política e ideológica de referirnos a Perón, que se ha convertido en una seria traba para el desarrollo de la conciencia revolucionaria en un importante sector de la vanguardia.

Perón ha sido y es un apasionado defensor del sistema capitalista, que intentó e intenta convertir a la Argentina en una gran potencia capitalista.

El mismo lo ha explicado en distintas oportunidades desde 1944 a 1973”.

……………..

Como parte sustancial del Gran Acuerdo Nacional, el peronismo burgués y burocrático, se proponía defender hábilmente el sistema capitalista argentino de los embates del pueblo revolucionario, reorganizarlo y reconstruirlo, estabilizarlo y lograr un desarrollo capitalista que diera larga vida a este injusto sistema en nuestra patria.

La forma de llevar adelante esa política fue claramente explicitada por Perón, Cámpora y otros dirigentes y consistía en lograr una tregua social, política y militar, que eliminara con engaños del escenario la lucha armada y no armada de la clase obrera y el pueblo, diera la ansiada estabilidad social que le permitiera reorganizar el capitalismo, atraer capital imperialista, mejorar parcamente la situación económica, ganar así mayor crédito en las masas con algunas concesiones y pasar recién entonces al aislamiento y represión, a la destrucción de las fuerzas revolucionarias de nuestro pueblo, todo lo cual les permitiría lograr su objetivo de salvar el capitalismo.

De ahí el llamado de Campora a la tregua, a la paz social, formulado poco a después del 11 de marzo y reiterado en varias oportunidades”.

A ESTA Derecha, hay que sumarle el resto de la “Reacción” Burguesa; “el Frondizismo, el Radicalismo Balbinista, el Alendismo, la UIA, la CGE y la burocracia sindical.

Mientras que la Izquierda, liderada por el PRT-ERP, estaría compuesta: “en el campo obrero y popular, 1a clase obrera, la pequeña burguesía urbana, el campesinado pobre, sus expresiones políticas y sindicales, el peronismo progresista y revolucionario, las organizaciones armadas, el Partido Comunista, la Juventud Radical y sus corrientes afines, la amplia gama de las organizaciones de izquierda, el PRT, el Sindicalismo Clasista y las Ligas Agrarias”.

Como se puede apreciar, caracterizar como NO peronista al Oficialismo, sirve a dos objetivos.

1/ El Panradicalismo, que es la Juventud Radical de 1973, y sus aliados; se pueden presentar como la Verdadera Opción de Izquierda y Progresista.

Incluyendo a la FAA, la CTA, la CCC, Libres del Sur, Kioscos Progresistas, y Partidos del Proletariado.

2/ El Peronismo Federal y Disidente; puede reclamar, no solo la “pureza” Doctrinaria, sino ser el “Heredero” de Perón; que es la máxima herejía, según las Directivas del 12 de Junio de 1974.

“Cuando el 21 de junio del año pasado dije que volvía para servir lealmente a la Patria, tal como lo hiciera toda mí vida, sabía claramente que enfrentábamos un proceso difícil y peligroso, pero también era consciente, entonces, como lo soy ahora, de que no podía rehuir mi responsabilidad frente al pueblo, que es la única fuerza en la que siempre he confiado para orientar y conducir los destinos del país.

Yo nunca engañó a ese pueblo, por quien siento un entrañable cariño.

Ese es el sentimiento y la relación que me han dado fuerzas para seguir adelante, en medio de las diarias acechanzas y conjuras ridículas, tanto de quienes sueñan con un pasado imposible como de los que desean apurar las cosas.

Yo vine al país para unir y no para fomentar la desunión entre los argentinos.

Yo vine al país para lanzar un proceso de liberación nacional y no para consolidar la dependencia.

Yo vine al país para brindarle seguridad a nuestros conciudadanos y lanzar una revolución en paz y armonía y no para permitir que vivan temerosos quienes están empeñados en la gran tarea de edificar el destino común.

Yo vine para ayudar a reconstruir al hombre argentino, destruido por largos años de sometimiento político, económico y social.

Pero hay pequeñas sectas, perfectamente identificadas, con las que hasta el momento fuimos tolerantes, que se empeñan en obstruir nuestro proceso; son los que están saboteando nuestra independencia y nuestra independiente política exterior; son quienes intentan socavar las bases del acuerdo social, forjado para lanzar la Reconstrucción Nacional.

Son esos mismos que quieren que volvamos a apagar los motores.

Son también los que, malintencionadamente, interpretaron mis mensajes o simularon hacerlo para interferir luego la unidad para la reconstrucción con una supuesta y complacencia para con los enemigos de este proceso.

La unidad que propusimos tenía fines muy distintos a los que suponen esas mezquindades.

Fue para concretar la liberación nacional y no para darles coraje a los enemigos de nuestra patria.

Esa unidad era y es para que el pueblo pueda hacer su voluntad sin obstáculos, y no para que permanentemente deban sortearse las jugarretas de quienes procuran impedir la concreción de los deseos de las grandes mayorías nacionales.

Por ello, creo que ha llegado la hora de reflexionar acerca de lo que está pasando en el país y depurar de malezas este proceso porque, de lo contrario, pueden esperarse horas muy aciagas para

EL PACTO SOCIAL

Como ustedes saben, nosotros propiciamos que el acuerdo entre trabajadores, los empresarios y el Estado, sirva de base para la política económica y social de nuestro Gobierno.

Lo hicimos con la convicción de que es el mejor camino para lograr, con el aporte de todos, sacar adelante el país.

Todos los que firmaron en dos oportunidades ese acuerdo, sabían también que iban a ceder una parte de sus pretensiones, como contribución al proceso de la liberación nacional.

Sin embargo, a pocos meses de asumir ese compromiso clave para el país, pareciera que algunos firmantes de la Gran Paritaria están empeñados en no cumplir con el acuerdo, y desean arrastrar al conjunto a que haga lo mismo.

Yo califico a quienes están en esa posición, como minorías irresponsables y los acuso de sabotear la Reconstrucción Nacional.

No escapa a mi Percepción la existencia de irregularidades, a las que procuraremos ponerle remedio cuanto antes.

Frente a esos irresponsables, sean empresarios o sindicalistas, creo que es mi deber pedirle al pueblo no sólo que los identifique claramente, sino también que los castigue como merecen todos los enemigos de la liberación nacional.

DENUNCIAS ANTE LA SECRETARIA DE GOBIERNO

Por nuestra parte, quiero que se tenga la más plena certeza de que los funcionarios oficiales que hayan violado el acuerdo, tendrán su sanción.

A este respecto, pido a todos los ciudadanos que denuncien ante la Secretaria de Gobierno de la Casa Rosada, toda irregularidad que conozcan en los órganos gubernamentales.

Tampoco es nuestro deseo que los vivos de siempre saquen tajada del sacrificio de los demás.

Los que hayan violado las normas salariales y de precios, como los que exijan más de lo que el proceso permite, tendrán que hacerse cargo de sus actos.

A mi juicio, quienes inducen al desorden, están promoviendo la contrarrevolución, y estoy convencido de que el pueblo habrá de combatirlos, como siempre hace con sus enemigos.

Sé positivamente que existen algunos problemas reales.

¿Cómo evitarlos, cuando estamos cambiando drásticamente las estructuras de la dependencia, montadas por los empleados de los poderes coloniales?

Pero estoy convencido de que esos problemas tienen poco que ver con los que inventan los saboteadores del proceso.

Los que hace muchos años que estamos en esta labor, sabemos claramente que un 80 ó 90 por ciento de las cosas que se andan diciendo por ahí, son inventadas por los profesionales de la acción sicológica.

Algunos diarios oligarcas están insistiendo, por ejemplo, con el problema de la escasez y el mercado negro.

Siempre que la economía está creciendo y se mejoran los ingresos del pueblo - como sucede desde que nos hicimos cargo del poder- hay escasez de productos y aparece el mercado negro.

Lo que subsistirá hasta que la producción se ponga a tono con el aumento de la demanda.

ESPECULADORES

Por otra parte, el gobierno ha fijado los precios, pero cuando se cobra más de los precios fijados, el que compra debe ser el encargado de hacerlos cumplir, ya que el gobierno no puede estar cuidando el bolsillo de los zonzos, que hacen el juego a los especuladores.

No hay que olvidar que los enemigos están preocupados por nuestras conquistas, no por nuestros problemas.

Ellos se dan cuenta de que hemos nacionalizado los resortes básicos de la economía y que seguiremos en esa tarea sin fobia, pero hasta no dejar ningún engranaje decisivo en manos extranjeras.

En un año de gobierno, ellos advierten que el pueblo sabe, sin acudir a las recetas de miseria y dependencia, que mejoramos el salario real de los trabajadores, bajamos drásticamente la desocupación y aumentamos las reservas del país.

EL UNICO SUCESOR DE PERON

Esas sectas minoritarias han llegado a la histeria, y quieren que nos contagiemos para impedir que este proceso de cambio siga avanzando.

Si esto sucede en lo económico, no deja de complementarse en lo político-social; no sería mucho avanzar en la autocrítica si dijéramos que, en muchas partes, los hombres de nuestro propio movimiento, en la función gubernamental, tienen la grave falla de sus enfrentamientos, ocasionados unas veces por bastardos intereses personales y otras por sectarismos incomprensibles.

A todo ello se suma la fiebre de la sucesión, de los que no comprenden que el único sucesor de Perón será el pueblo argentino que, en último análisis, será quien deba decidir.

LA TELEVISION

Se ha lanzado a la calle el asunto de la televisión, cuando ya funcionaba una comisión de estudio en la que debía participar el Estado, sus legisladores, los sindicatos de esta especialidad y otros órganos interesados en la mejor solución.

Sus concesiones han vencido hace dos meses, como también ha vencido el plazo acordado a esa Comisión.

Sin embargo, el Poder Ejecutivo, que es quien debe decidir, ha mantenido una conducta prudente que, lejos de despertar intranquilidad, ha servido para que los órganos publicitarios, al servicio de otros intereses, que no son los de¡ país, lanzaran las más incomprensibles versiones.

…………

APOYO

Este apoyo no debe ser pretoriano, sino inteligente y franco, apoyando lo bueno y señalando lo malo, ante quienes lo puedan remediar, pero no sumando la murmuración propia o la perturbación a los que la desarrollan en grupos que bien sabemos en lo que están.

Ya pasaron los días de exclamar "la vida por Perón", vivimos momentos en que es indispensable demostrar en hechos sinceros y fehacientes, que estamos dispuestos a servir al objetivo común de todos los argentinos, realizado en paz con un trabajo honrado y permanente, a la vez que neutralizando la acción de los enemigos de la patria, de afuera o de adentro, empeñados en impedir su reconstrucción y su liberación”

http://deshonestidadintelectual.blogspot.com/2009/07/ortodoxia-setentista.html

En Resumen, “ESTE” Perón, se da de patadas con el paradigma citado; y no creo que se acomode al Peronismo Republicano, tal cual lo quiere el Establishment, el Estado Mayor Intelectual, sus Voceros Mediáticos y sus Intelectuales Orgánicos.

El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (6)

El punto crítico a partir del cual se decretó el agotamiento del peronismo fueron las movilizaciones obreras de julio del 75 contra el "Rodrigazo".

Allí pareció efectivamente que la clase obrera, al combatir contra un gobierno peronista, firmaba el acta de defunción del movimiento peronista.

Este análisis omitía dos cosas:

-una, que sectores de vanguardia de la clase obrera estaban dispuestos a rebozar (sic) el peronismo siempre y cuando se diera una dirección de avance contra un gobierno vacilante como el de Isabel Martínez, pero que dentro de esa misma dinámica la clase trabajadora en conjunto, incluyendo las vanguardias, iba a retroceder hacia el peronismo cuando la marea se invirtiese por la presencia militar;

-otra, el peso efectivo que en tales movilizaciones tuvo la burocracia sindical peronista.

Rodolfo Walsh


Ex alto asesor de Menem es ahora un exitoso escritor de bestsellers

Juan Bautista "Tata" Yofre aborda en su nuevo libro el último año de vida de Juan Domingo Perón.

No ha podido sacarse el mote de "espía", a pesar de que pasó sólo unos meses al frente de la poderosa Secretaría de Inteligencia del Estado (Side) entre 1989 y 1990, al comienzo del gobierno de Carlos Menem.

Pero eso no es mucho al lado de las críticas y acusaciones que se lanzan a menudo en su contra.

Ello, por su zigzagueante vida y carrera, por sus juicios sobre la última dictadura, y porque en los últimos años se ha convertido en un exitoso escritor de bestsellers, gracias a libros donde aborda sin complejos la historia reciente de Argentina desde una perspectiva descarnada y tal vez ajena a las divisiones entre buenos y malos.

Esa es la misma fórmula que vuelve aplicar Juan Bautista "Tata" Yofre en su última obra, El escarmiento.

Allí, Yofre, quien ha oscilado en sus más de seis décadas entre el periodismo y el poder, aborda el último año de vida de Juan Domingo Perón, quien apuesta directamente por terminar con los montoneros.

"Yo me meto en la cabeza de Perón y para él había una guerra en Argentina (a comienzos de los 70).

El es el que da las instrucciones para la depuración del Movimiento en octubre de 1973", asegura Yofre citado por la revista transandina Noticias.

"Tata" Yofre trabajó en diversos medios de comunicación argentinos: en diarios, radios, televisión y agencias de noticias.

También estuvo en la Cancillería argentina entre 1969 y 1972.

En 1979 se fue a vivir a Washington, donde trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Regresó a su país en 1982 y en 1984 ingresó al diario Ambito Financiero como jefe de Política.

Fue cubriendo las internas peronistas, cuando trabó amistad con Carlos Menem.

Pese a que durante años había militado en la Unión Cívica Radical (UCR) y en 1983 votó por Raúl Alfonsín, Yofre fue convencido por Menem para que trabajase para él.

Así, Juan Bautista Yofre apareció como vocero del abanderado peronista en las elecciones de 1989.

Menem ganó y Yofre fue nombrado al frente de la Side.

Pero las fuertes disputas dentro del entorno menemista gatillaron su salida seis meses después.

En todo caso, la amistad con el Presidente no se había roto.

Fue designado asesor presidencial, embajador en Panamá y más tarde representante en Portugal.

Por esa primera destinación tuvo que declarar en el caso del tráfico de armas a Croacia, ya que oficialmente el embarque de armamento tenía como destino el país del canal interoceánico.

Terminada la era de Menem, Yofre volvió al periodismo, a los medios y se enfocó en su nueva apuesta: los libros.

El primero apareció en 2002: Misión argentina en Chile, 1970-1973, donde, basándose en los cables de la embajada transandina en Santiago a su Cancillería, aborda en detalle los sucesos políticos de este lado de la cordillera.

Pero cuatro años más tarde comenzó a publicar un texto por año, sobre los violentos años 70 y la participación de todos los actores en ese torbellino.

En 2006, Nadie fue, sobre los últimos días del gobierno de Isabelita Perón; en 2007, Fuimos todos, acerca de los fracasos del régimen militar en lo económico y en lo político; en 2009, Volver a matar, sobre la represión política y la exterminación de la guerrilla entre 1971 y 1973, y este año El escarmiento.

En una entrevista con Noticias, donde se afirma que Yofre "es el escritor que nadie quiere citar pero todos consultan", el ex asesor de Menem asegura que Argentina "es una sociedad hipócrita" y cita la conversación entre el histórico líder radical Ricardo Balbín con el general Jorge Videla poco antes del golpe de marzo de 1976:

"General, yo no sé cuándo lo van a hacer.

Usted puede imaginar que yo no puedo aceptar un golpe, pero terminen con esta agonía".

Y al ser consultado si acaso justifica el terrorismo de Estado, Yofre sostiene que en esos años había una sensación generalizada de que la situación no daba para más y recuerda que el mismo Alfonsín le dijo a otro general:

"Cagones, ¿cuándo van a salir?".

La Tercera, 14 de Agosto de 2010.

http://diario.latercera.com/2010/08/14/01/contenido/mundo/8-35434-9-ex-alto-asesor-de-menem-es-ahora-un-exitoso-escritor-de-bestsellers.shtml

Video de Tata Yofre para Infobae;

http://www.infobae.com/política/524040-100897-0-Juan-Bautista-Yofre-presenta-su-nuevo-libro

El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (5)


Mi opinión, compartida por el ámbito subordinado, es que se ha hecho un pronunciamiento prematuro sobre el agotamiento del peronismo y que de ese pronunciamiento derivaron decisiones de importancia capital que hoy están sometidas a prueba.

……….

Cabe suponer que las masas están condenadas al uso del sentido común.

………………

En suma, las masas no se repliegan hacia el vacío, sino al terreno malo pero conocido, hacia relaciones que dominan, hacia prácticas comunes, en definitiva hacia su propia historia, su propia cultura y su propia psicología, o sea los componentes de su identidad social y política.

Rodolfo Walsh


Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.


……………………….

La nueva maniobra electoral

La nueva maniobra electoral que prepara la burguesía tiene por objeto reforzar el aval "popular" a su política represiva.

Su intención es llegar a un plebiscito que sumado al expreso apoyo de las FFAA., la UIA y la CGE, la CGT de Rucci y los demás partidos políticos burgueses, otorgue un gran respaldo político al próximo gobierno.

Perón trata de comprometer y atar a toda la posible oposición con una argumentación legalista que le proporcione razones a su política represiva.

Lo dice con toda claridad en su mensaje a los gobernadores:

"No admitimos la guerrilla porque yo conozco perfectamente el origen de esa guerrilla.

Los partidos Comunistas que en otros países se ha visto que han ido a su destrucción dentro de la ley han querido salirse de la ley para defenderse mejor.

Eso no es posible.

No es posible dentro de un país donde la ley ha de imponerse, porque la única manera de no ser esclavos es siendo esclavos de la ley" (...)

"Cuidado con sacar los pies del plato, porque entonces tendremos el derecho de darles con todo".

Esgrimiendo la "legalidad", el conjunto de leyes capitalistas elaboradas por los gobiernos anteriores, por la Dictadura Militar y demás, esgrimiendo leyes como la 20429 que obliga al desarme del pueblo y prescribe que los únicos que pueden tener armas en la Argentina son las fuerzas represivas militares y policiales; como la ley que prohibe las ocupaciones de fábricas; como la que impide la difusión de las ideas revolucionarias, pretende enchalecar a toda la oposición y justificar la represión que prepara contra el armamento popular, contra la movilización de las masas, contra la libertad de expresión.

Pero nuestro pueblo ya ha demostrado que no acepta imposiciones contrarrevolucionarias, que no acepta el "orden" burgués y por el contrario va estableciendo su propio orden, su propia legislación revolucionaria que responde directamente a las aspiraciones y necesidades de los trabajadores, a los objetivos de liberación nacional y social por los que luchamos y que está en constante y cotidiana contradicción con las leyes de defensa del capitalismo.

El pueblo argentino no admitirá el desarme de las guerrillas, no admitirá la represión a la movilización de masas, no admitirá la prohibición de las ideas revolucionarias.

El proyecto de ilegalizar con respaldo político a las fuerzas revolucionarias, se asienta en forma inmediata en la maniobra electoral.

Este es un terreno de lucha que, aunque favorable al enemigo, no debe ser abandonado por los revolucionarios.

Objetivamente se da la posibilidad y necesidad de unificar al conjunto dc. las fuerzas progresistas y revolucionarias de nuestro pueblo, peronistas y no peronistas, que la burguesía intenta marginar de este proceso, para adoptar una táctica común que dificulte, cuando menos, la maniobra del enemigo, de orientación a las masas y sea punto de partida para una actividad posterior unificada en el terreno democrático, en defensa de las libertades, en el esfuerzo de frenar, dificultar y combatir con la denuncia y la lucha, todos los pasos represivos del gobierno, de los organismos de represión y dé los grupos fascistas paramilitares que organizan y arman sectores del propio gobierno y las FFAA con la colaboración activa de la CIA norteamericana.

………………

Nuestras tareas

La libertad y la democracia conquistadas por el pueblo están a punto de ser conculcadas.

De allí que todas nuestras tareas en los próximos meses deberán desarrollarse en el marco de un aumento constante de la represión por lo que debemos basar la militancia cotidiana en un redoblamiento de la vigilancia revolucionaria, en el cumplimiento estricto de los métodos conspirativos y de seguridad.

Las perspectivas revolucionarias existentes, enteramente favorables, nos obligan a multiplicar los esfuerzos, hacen necesaria una nueva aceleración del ritmo de construcción de las organizaciones revolucionarias, hacen necesario un incremento de las operaciones de guerrilla.

La garantía básica para lograr éxito y eficiencia en el cumplimiento de estas y todas las tareas revolucionarias del momento, es el crecimiento y el fortalecimiento incesante de nuestro Partido y de nuestro Ejército guerrillero.

Nuestra organización necesita decenas y centenares de nuevos cuadros para acometer y cumplir exitosamente sus complejas responsabilidades revolucionarias.

Este es el momento en que cada compañero progresista y revolucionario, dejando de lado dudas y vacilaciones, debe rodear a su partido proletario, el PRT y a su organización guerrillera, el ERP incorporarse, unirse o colaborar con ellos, dar lo mejor de sí a la justa causa socialista canalizando sus energías en el PRT y en el ERP

Un fuerte y maduro partido proletario con influencia de masas y un ejército guerrillero activo, eficiente, estrechamente ligado a la clase obrera y al pueblo, son los pilares de granito sobre los que se edificará la victoriosa resistencia revolucionaria del pueblo argentino.

Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

Redactado: Agosto de 1973.
Publicación primera: Semanario El Combatiente Nº 83, 84 y 85, de 1973 (Argentina).
Digitalización: Diego Burd, 2002.
Esta edición: Marxists Internet Archive, nov. de 2002.

http://www.marxists.org/espanol/santucho/1973/agosto.htm

El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (4)

Mi opinión, compartida por el ámbito subordinado, es que se ha hecho un pronunciamiento prematuro sobre el agotamiento del peronismo y que de ese pronunciamiento derivaron decisiones de importancia capital que hoy están sometidas a prueba.

……….

Cabe suponer que las masas están condenadas al uso del sentido común.

………………

En suma, las masas no se repliegan hacia el vacío, sino al terreno malo pero conocido, hacia relaciones que dominan, hacia prácticas comunes, en definitiva hacia su propia historia, su propia cultura y su propia psicología, o sea los componentes de su identidad social y política.

Rodolfo Walsh


Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.


…………………………

Este otro régimen de dominación burguesa se basa en un líder reconocido o el conjunto de la burguesía, con influencias en las masas y apoyo en la fuerza militar, que actúa como árbitro de los distintos sectores burgueses defendiendo los intereses históricos del capitalismo, pero sin responder directamente a los intereses específicos de ningún sector de las clases dominantes, representándolos a todos sin defender en especial a ninguno, buscando engañar a las masas con concesiones y ejerciendo un férreo control militar represivo o en primer lugar de las masas trabajadoras, pero también de aquellos sectores de la burguesía que se resistan a colaborar con el bonapartismo.

En todo bonapartismo hay ya elementos, métodos, síntomas, de fascismo, sistema totalmente bárbaro e irracional que es, podríamos decir, una degeneración extrema del bonapartismo, al que se llega por el aplastamiento sangriento de la resistencia de las masas y la creación de un formidable aparato represivo que movilizando métodos de guerra civil contra las masas resulta incontrolable para la propia burguesía que lo creó.

En la Argentina, ante el peligro de la revolución y debido al total desprestigio de la FFAA contrarrevolucionarias, la burguesía debió recurrir en primer lugar a las elecciones de marzo, condicionadas, sin verdadera democracia.

Encerrada en la contradicción de tener que entreabrir las compuertas de la legalidad para engañar a las masas, aplacarlas y desviarlas, pero evitar al mismo tiempo que esa apertura haga llegar a las masas las ideas revolucionarias, debió recurrir a la farsa electoral.

Porque para intentar detener el profundo proceso revolucionario en marcha, las clases dominantes necesitan ampliar la clase social de su dominación, lograr el apoyo y la neutralidad de amplios sectores para poder intentar su política de reconstrucción.

Y ampliar la base social significa hacer ciertas concesiones a las masas que no pueden darse en el terreno económico por la gravedad de la crisis y sólo es posible conceder en el terreno político de las libertades democráticas.

Así se llegó al proceso electoral del 11, donde no se logró, por la debilidad de las fuerzas progresistas y por el hábil condicionamiento preparado por la burguesía, ofrecer una opción auténticamente representativa de los intereses obreros y populares, una lista de candidatos que representaran fielmente los intereses progresistas y revolucionarios de la mayoría del pueblo argentino.

De esa manera en la elección del 11 de marzo el pueblo argentino se vio en la necesidad de elegir entre distintos candidatos, todos ellos representantes de distintos sectores burgueses con el agravante de que la demagógica campaña del Frejuli y la errónea política de la organizaciones armadas peronistas FAR y Montoneros que lo apoyaron presentándolo como una verdadera solución popular y revolucionaria, despertó ciertas esperanzas en importantes sectores de las masas que aparentemente otorgó un mayor margen de maniobra a los planes e la burguesía.

Nuestro partido resolvió abstenerse en las recientes elecciones porque fiel a la clase obrera y al pueblo no se prestó al engaño instrumentado por la burguesía sino que asumió valientemente su responsabilidad de señalar claramente que no debía esperarse ningún tipo de cambios profundos y positivos del Frejuli, sino por el contrario debíamos mantener la guardia en alto y continuar con la misma firmeza la lucha revolucionaria, alertando sobre la maniobra acuerdista de la burguesía.

Esta posición, que en su momento fue pretexto para críticas virulentas por parte de las fuerzas enemigas e incluso por algunos sectores progresistas y revolucionarios que colaboraron por su errónea política con la burguesía en el engaño a las masas, se muestra hoy completamente correcta.

Alentada por el éxito del GAN, la burguesía, bajo la dirección del peronismo burgués y burocrático, comenzó sus aprestos para contener y desviar el proceso revolucionario en marcha en nuestra patria, levantando como consignas centrales la "Tregua" y la "reconstrucción nacional".

Fue avanzando en su unidad en tomo al parlamento, en la unidad de los políticos burgueses el acuerdo con los militares para su participación en la reconstrucción nacional, estudiando la mejor forma de aislar y destruir a la guerrilla y al movimiento clasista.

De estos malignos planes participó el presidente Cámpora y buena parte de los sectores liberales que hoy han sido desplazados por el auto golpe derechista.

Pero el poderío de las fuerzas progresistas y revolucionarias argentinas es tal, la orientación de las masas argentinas hacia la lucha revolucionaria, es tan profunda y caudalosa, que el pequeño resquicio de legalidad abierto, fue ensanchado de tal forma por la presión de las masas que ya en el primer día del nuevo gobierno amplios sectores de estas masas irrumpieron tempestuosamente en la política nacional, liberando a los presos, imponiendo una amplísima democracia, conquistando la libertad, presionando a los sectores liberales y progresistas del gobierno y obteniendo algunas reivindicaciones.

La intensificación de la movilización de masas a partir del 25 de mayo desbarató el intento burgués de paralizar la revolución por el engaño y alrededor del parlamento, provocó una profunda crisis del parlamentarismo que no llegó a renacer y llevó a la burguesía a cambiar de planes, a comenzar a orientarse hacia una forma de bonapartismo, de unidad nacional en tomo a las FFAA. y bajo la jefatura incuestionada de Perón.

La situación del campo burgués en estos momentos es de una decidida orientación hacia la represión y el bonapartismo, una clara orientación a barrer con la democracia y la libertad conquistada por las masas y pasar a la represión activa y abierta de las fuerzas progresistas y revolucionarias.

Pero en ese marco de orientación general represiva y de aparatosa "unidad nacional" de la burguesía se cobijan elementos de crisis que han de hacer explosión a corto plazo ante la presión del embate de las masas.

El ala fascista encabezada por López Rega, variante principal a la que se inclina Perón como recambio ante el posible fracaso del bonapartismo, encontrará fuerte resistencia en el propio seno de las fuerzas burguesas, principalmente en la burguesía liberal, en el radicalismo y en sectores del propio peronismo.

Porque la burguesía tiene experiencia sobre el carácter del fascismo y sólo lo aceptaría después de importantes desgarramientos y ante la necesidad de optar tajantemente entre el fascismo y la revolución socialista.

Por otra parte importantes sectores burgueses, principalmente la oficialidad de las FFAA. contrarrevolucionarias, exigen soluciones inmediatas, no están dispuestas a esperar pacientemente un ensayo burgués a largo plazo y se inquietarán inmediatamente sin duda ante la continuación y agudización de la lucha de clases, de la crisis social, ante el deterioro y desprestigio del ensayo parlamentario - bonapartista, replanteándose nuevamente el golpe militar como recambio a la dominación burguesa.

La nueva línea represiva del gobierno peronista encuentra firme resistencia en las masas como lo demuestra claramente la situación en la provincia de Córdoba, donde todos los intentos de anular o debilitar la resistencia obrera y popular, de frenar el impetuoso desarrollo de las fuerzas progresistas y revolucionarias por la fuerza, han fracasado estrepitosamente.

La burguesía sabe que esa resistencia obrera y popular a los intentos represivos, que se manifiesta en todo el país, llevará a grandes enfrentamientos inmediatos.

Por ello la línea esencialmente represiva del nuevo bonapartismo deberá vestirse con un ropaje "democrático", deberá aparentar respeto a las libertades democráticas y a la voluntad popular.

Esta es la razón por la que de inmediato la burguesía, bajo la jefatura de Perón, tiende a disimular su verdadera política tras el llamado a elecciones, el "acatamiento" de las disposiciones constitucionales, la búsqueda de caminos laterales para hostigar y debilitar al clasismo en Córdoba; el mascarón de proa de Ricardo Balbín para el proceso electoral.

La táctica contrarrevolucionaria de la burguesía es muy clara.

Ha resuelto golpear duro y pronto al campo del pueblo, pero se prepara a hacerlo con el aval de la "voluntad popular" expresada en millones de votos, en la unidad, el consenso, de las principales fuerzas "nacionales", el peronismo, el radicalismo del pueblo, las FFAA, las organizaciones empresarias y la burocracia sindical.

Sintetizando podemos afirmar que las clases dominantes se orientan hacia un gobierno de tipo bonapartista represivo, que intentará anular de hecho las libertades democráticas perseguir a las fuerzas revolucionarias, basados en un pronunciamiento electoral y en el consenso de las fuerzas "nacionales".

…………………

El Partido Comunista por ejemplo, orienta su política desde hace tiempo hacia la unidad, pero poniendo el acento en la unidad con la burguesía mediana, táctica errónea que Ileva a una subordinación constante de ese Partido a la política de distintos sectores burgueses, pese a su carácter e intenciones sanamente antiimperialistas.

Una parte del peronismo progresista y revolucionario prisionero de su errónea tesis del revolucionarismo de Perón cae, a su vez, en un error aún más grave al aceptar e1 punto de vista burgués de que el Movimiento Justicialista es ya un Frente Antiimperialista de Liberación Nacional, posición que coloca a importantes sectores del peronismo progresista y revolucionario al lado y bajo la dirección del peronismo burgués y burocrático, avalando su estrategia contrarrevolucionaria, embelleciéndolo a los ojos de las masas, contribuyendo poderosamente a engañar y confundir a la clase obrera y al pueblo, y alejándose simultáneamente de sus verdaderos aliados, las corrientes progresistas y revolucionarias del pueblo argentino.

Nuestro partido sostiene que la lucha de clases ha dividido definitivamente los campos enfrentados.

De un lado el imperialismo yanqui y europeo, la Gran Burguesía Monopolista, la Oligarquía Terrateniente, las Fuerzas Armadas contrarrevolucionarias, los partidos contrarrevolucionarios, Nueva Fuerza y el Manriquismo, el Peronismo burgués y burocrático, el Frondizismo, el Radicalismo Balbinista, el Alendismo, la UIA, la CGE y la burocracia sindical.

Del otro lado en el campo obrero y popular, 1a clase obrera, la pequeña burguesía urbana, el campesinado pobre, sus expresiones políticas y sindicales, el peronismo progresista y revolucionario, las organizaciones armadas, el Partido Comunista, la Juventud Radical y sus corrientes afines, la amplia gama de las organizaciones de izquierda, el PRT, el Sindicalismo Clasista y las Ligas Agrarias.

Pero esta tajante división que se da cotidianamente en las luchas obreras y populares, está muy lejos de manifestarse en el terreno superestructural.

La falta de unidad entre las organizaciones progresistas y revolucionarias y peor aún, la unidad de algunas organizaciones progresistas y revolucionarias con sectores de la burguesía, es la debilidad fundamental del campo popular y la fuente de mayor poderío del enemigo capitalista.

Consciente de esta situación, nuestro Partido ha llamado y llama al Peronismo progresista y revolucionario, a las organizaciones armadas peronistas y no peronistas, al Partido Comunista, a las demás organizaciones de izquierda, a la Juventud Radical, al Sindicalismo Clasista y a las Ligas Agrarias, a estrechar relaciones, a defenderse mutuamente, avanzar en el conocimiento mutuo en relaciones políticas fraternales, hacia la más amplia unidad obrera y popular.

A partir de ella, las fuerzas populares podemos darnos después una política de Frente Popular más amplio y dirigido a neutralizar y después ganar a sectores de la burguesía media o nacional uniéndolos al pueblo bajo la firme dirección Antiimperialista y Revolucionaria del Proletariado.

……………………….

Continua

Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

Redactado: Agosto de 1973.
Publicación primera: Semanario El Combatiente Nº 83, 84 y 85, de 1973 (Argentina).
Digitalización: Diego Burd, 2002.
Esta edición: Marxists Internet Archive, nov. de 2002.

http://www.marxists.org/espanol/santucho/1973/agosto.htm


El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (3)

Mi opinión, compartida por el ámbito subordinado, es que se ha hecho un pronunciamiento prematuro sobre el agotamiento del peronismo y que de ese pronunciamiento derivaron decisiones de importancia capital que hoy están sometidas a prueba.

……….

Cabe suponer que las masas están condenadas al uso del sentido común.

………………

En suma, las masas no se repliegan hacia el vacío, sino al terreno malo pero conocido, hacia relaciones que dominan, hacia prácticas comunes, en definitiva hacia su propia historia, su propia cultura y su propia psicología, o sea los componentes de su identidad social y política.

Rodolfo Walsh


Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.


¿Es Perón un traidor?

La dialéctica de las contradicciones con la Dictadura Militar y con el resto de los partidos burgueses, principalmente con el radicalismo, hace necesario y útil a Perón apoyarse también en la guerrilla, alentarla, y jugarla como carta de negociación, de presión, en sus enfrentamientos no antagónicos con los militares.

Porque, si bien canto la camarilla de Lanusse con su GAN, como el peronismo y el radicalismo, perseguían el mismo objetivo de ampliar la base social de la dominación política burguesa para lograr éxito en la lucha común la revolución, existían entre ellos contradicciones no antagónicas que pueden sintetizarse a riesgo de simplificar demasiado, como la disputa por liderar la lucha contrarrevolucionaria con el más amplio margen de maniobra posible:

Los militares perseguían entregar el Gobierno con grandes condicionamientos y con un amplio control desde bambalinas; los políticos burgueses buscaban llegar al poder con el mayor margen de maniobras posibles, sin condicionamientos ni controles militares.

Para imponer su táctica y su influencia dominante Perón contaba con la fuerza inestimable que le brindaba la lucha de las masas y la enérgica presencia de la guerrilla peronista.

De ahí que Perón alentara y aprobara la actividad de las organizaciones armadas peronistas salvo - naturalmente cuando esa actividad las ligó al ERP.

En cuanto al proceso electoral en sí, está fuera de toda duda que gran parte del éxito peronista en la elección de Marzo se debe a la tónica socialista y revolucionaria aportada por FAR y Montoneros y en ese caso naturalmente también se los dejó actuar, se los alentó, aunque se bloqueó todo lo posible su peso en las listas de candidatos.

Perón abrigó además la idea no sólo de neutralizar inmediatamente a los combatientes peronistas, sino de utilizarlos como correa de transmisión para influir sobre nosotros y sectores de la vanguardia clasista en 1a perspectiva de la tregua.

Todos estos elementos nos permiten comprender por qué Perón se apoya en Rucci, en López Rega, en Osinde, en Gelbard, que son sus más fieles colaboradores en la tarea de "Reconstrucción Nacional", es decir de la reconstrucción del capitalismo explotador en Argentina.

No podemos entonces obviamente esperar de Perón la Revolución Social, ni podemos tampoco esperar su neutralidad entre los revolucionarios y los capitalistas.

Por el contrario, de los hechos expuestos surge con claridad meridiana que el verdadero jefe de la contrarrevolución, el verdadero jefe del actual autogolpe contrarrevolucionario, y el verdadero jefe de la política represiva, que es la línea inmediata más probable del nuevo gobierno, es precisamente el General Juan Domingo Perón.

Y no porque él sea un traidor sino porque es un consecuente defensor de su clase, la burguesía, a la que permanece completamente fiel a pesar de no haber sido comprendido un tiempo por gran parte de sus hermanos de clase, por sectores de los capitalistas nacionales y extranjeros.

Cuando la burguesía podía y necesitaba hacer concesiones a las masas, Perón materializó generosamente esas concesiones.

Hoy, que la burguesía se encuentra en una profunda crisis, necesita reprimir duramente al pueblo y Perón materializa y materializará sin vacilaciones esa represión.

Identificar claramente los amigos y los enemigos de las fuerzas populares es un punto de partida indispensable para una política revolucionaria.

Toda confusión, la confianza en los enemigos y el alejamiento de los amigos constituye un debilitamiento enorme para la clase obrera y el pueblo.

Todo trabajador sabe por experiencia que no debe tener la más mínima confianza en las promesas y palabras de los capitalistas, menos aún si ellas se pronuncian frente a un conflicto, frente a la lucha obrera.

Y sabe también que debe unirse estrechamente a sus compañeros de clase, más aún en los momentos de lucha.

Confiar en el General Perón, que actúa como jefe reconocido de toda la patronal, es poner en riesgo todo el potencial revolucionario de nuestro pueblo.

Nosotros comprendemos y respetamos los sentimientos de los compañeros peronistas y nos parecería lógico el silencio del peronismo revolucionario en una situación como la actual, nos parecería lógico y aceptable que no se pronunciaran claramente sobre el verdadero papel de su líder.

Pero llamar hoy al pueblo a confiar ciegamente en un dirigente de la burguesía que es precisamente el que está dirigiendo a su clase en el intento de aplastar la revolución, es francamente una línea suicida, que causaría enorme daño al campo obrero y popular.

La energía y el potencial revolucionario de todo el pueblo trabajador argentino y de su mejor dirigente, la clase obrera, es hoy poderosísimo.

Liberado de confusiones, unido y claro en sus objetivos, organizado adecuadamente en lo político y lo militar, y orientado por la ideología de la clase obrera, el marxismo-leninismo, nuestro pueblo transitará victoriosamente el camino de su liberación nacional y social, el camino de la revolución socialista.

……………………

Ante el peligro de la revolución socialista que como hemos visto la burguesía percibe claramente, todos los sectores de las clases contrarrevolucionarias tienden a unirse, proclaman su disposición a la "unión nacional", al acuerdo, a la convergencia.

Es así que los políticos burgueses, los peronistas, los radicales y demás, los mandos de las FFAA contrarrevolucionarias, los grandes empresarios nacionales y extranjeros, proclaman su buena voluntad, su predisposición a colaborar con el Gran Acuerdo Nacional y a permitir también que se sienten a la mesa de ese acuerdo, los "adversarios", todos aquellos, incluso provenientes de las clases explotadas, que estén dispuestos a contribuir a la "reconstrucción nacional".

En épocas de crisis como las que actualmente vive la Argentina, la burguesía debe recurrir a un régimen de dominación que Carlos Marx denominó bonapartismo.

…………………………


Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

Redactado: Agosto de 1973.
Publicación primera: Semanario El Combatiente Nº 83, 84 y 85, de 1973 (Argentina).
Digitalización: Diego Burd, 2002.
Esta edición: Marxists Internet Archive, nov. de 2002.

http://www.marxists.org/espanol/santucho/1973/agosto.htm

El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (2)

Mi opinión, compartida por el ámbito subordinado, es que se ha hecho un pronunciamiento prematuro sobre el agotamiento del peronismo y que de ese pronunciamiento derivaron decisiones de importancia capital que hoy están sometidas a prueba.

……….

Cabe suponer que las masas están condenadas al uso del sentido común.

………………

En suma, las masas no se repliegan hacia el vacío, sino al terreno malo pero conocido, hacia relaciones que dominan, hacia prácticas comunes, en definitiva hacia su propia historia, su propia cultura y su propia psicología, o sea los componentes de su identidad social y política.

Rodolfo Walsh


Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

………………………

Los compañeros de la izquierda peronista, principalmente de las organizaciones hermanas FAR y Montoneros, sostienen la tesis de que el General Perón es en realidad un líder revolucionario que en estos momentos es ajeno al autogolpe apoyado por la CIA, que los verdaderos responsables de la eliminación de Cámpora, Righi, ere., de los hechos de Ezeiza, en una palabra, de la actual ofensiva contrarrevolucionaria, son López Rega, Osinde y Rucci, que tienen rodeado y engañado, desinformado al general, que prácticamente lo han encarcelado y lo obligan a avalar una política reaccionaria que él no comparte.

Amplios sectores de las masas que quieren al General Perón, que lo consideran un genuino defensor de los intereses obreros, piensan también que el jefe del justicialismo no tiene nada que ver con lo que está pasando.

Todo ello es producto de una gigantesca equivocación que tiene su origen en las grandes concesiones que se hicieron a las masas en los primeros años del anterior gobierno peronista, lo que permitió una sustancial mejora en las condiciones de vida de las masas, hecho que pervive en la memoria colectiva de los argentinos y genera un profundo sentimiento de respeto y esperanza hacia Perón, sentimiento que llega a suponer en él propósitos que no tiene, a despertar expectativas irreales.

En las actuales circunstancias de crisis prerrevolucionaria, en estos momentos de maduración de históricos cambios en la vida de nuestro pueblo y nuestra patria, cuando el capitalismo argentino, régimen injusto, inhumano y retrógrado, se debate en una profunda crisis sin salida inmediata, cuando maduran aceleradamente en el seno de nuestro pueblo poderosas fuerzas revolucionarias, cuando nuestro pueblo se prepara para tomar el destino del país en sus manos, para llevar adelante una profunda revolución, resulta necesario echar luz sobre el papel y propósitos del General Perón, personalidad de singular peso en la política nacional.

Aun a costa de desagradar a muchos y tratando por todos los medios de no herir los sentimientos de nadie, nos vemos en la necesidad política e ideológica de referirnos a Perón, que se ha convertido en una seria traba para el desarrollo de la conciencia revolucionaria en un importante sector de la vanguardia.

Perón ha sido y es un apasionado defensor del sistema capitalista, que intentó e inserta convertir a la Argentina en una gran potencia capitalista.

……………………………..

Las concesiones a las masas que Perón promovió han tenido siempre por objetivo consolidar el capitalismo.

Esto constituye una política burguesa hábil pero que de ninguna manera soluciona verdaderamente los problemas del pueblo, sino por el contrario tiende a agravarlos y llevar a las masas de un cierto consumo en un período a una gran miseria en otro.

Lo único que se mantiene creciendo ininterrumpidamente son las ganancias de las empresas.

Esta característica del peronismo debe ser hoy tenida en cuenta para no dejarse engañar con concesiones, con palmeadas de hombros", y luchar siempre consecuentemente por el cambio de fondo del sistema de explotación que padecemos.

…………………………..

Cuando el 29 de mayo de 1969, la clase obrera y el pueblo de Córdoba se levantan masivamente contra la Dictadura Militar de Onganía y mantienen en jaque a las fuerzas represivas durante varios días, el conjunto de la burguesía tiembla y se alarma.

Contempla con preocupación el total fracaso de la "Revolución Argentina", y lo que es más grave, ve con verdadero pavor surgir tras de ella el temible fantasma de la revolución social.

Desde ese mismo momento todas las fuerzas de la burguesía argentina, todos sus recursos, comienzan a movilizarse para encontrar una solución que aleje el peligro revolucionario, que frene la lucha de las masas y su toma de conciencia, que encuentre una vía de recuperación del sistema capitalista en crisis.

En primera fila entre los interesados por contribuir al freno de la revolución y "salvar el país", se encuentra el General Perón que propone y logra organizar por medio de Paladino "La Hora del Pueblo", nucleamiento de políticos burgueses basado en la unidad peronismo-radicalismo, cuyo objetivo es reclamar elecciones inmediatas, terminar con la Dictadura Militar y retomar al parlamentarismo como sistema de dominación burguesa.

Este proyecto como sabemos es coincidente con el pensamiento de los mandos de las FFAA contrarrevolucionarias que a partir de Lanusse anuncia públicamente el llamado a elecciones, la estrategia contrarrevolucionaria del GAN.

A partir de entonces Perón y el peronismo burgués comienzan a llevar a la práctica un plan de recuperación del gobierno con fines de reflotamiento del capitalismo y anulación del profundo proceso revolucionario en marcha.

Ese plan tiene como línea principal lograr las elecciones y llegar al establecimiento de un gobierno parlamentario de amplio frente nacional basado en la unidad peronismo-radicalismo del pueblo, con amplia base de sustentación, con acuerdo de los militares y por tanto con fuerza y recursos para detener el avance de la revolución socialista.

Esta estrategia está claramente expuesta por Perón en su documento "La Única Verdad es la Realidad" que esencialmente dice:

"No me asusta tanto el desastre ya provocado como la hecatombe que ha de ocurrir si esos designios siguen imperando, porque mientras viene corriendo la situación política antes mencionada, la nación ha sido llevada a una postración económica que se ha caracterizado por una creciente dependencia del exterior, por el empobrecimiento de los sectores del trabajo, por la desarticulación de la industria y el riesgo cada día más cierto de una desintegración nacional".

"Nadie puede permanecer inactivo y menos indiferente ante la amenaza que pesa sobre el destino nacional.

Se trata de salvar al país, y en ese empeño nadie que comparta esta idea puede faltar a la cita".

"Si no se le ofrece al país una salida objetiva hacia su liberación y desarrollo complementados con una genuina democracia y una auténtica justicia social basada en el aumento de la riqueza nacional, el proceso de desintegración seguirá irreversiblemente y en su curso se liberarán crecientemente fuerzas que aún oponiéndose en forma violenta.

No hay duda que la acción directa como sustituto de la acción política es una tentación que ya tiene comienzo profundo en el país.

La crónica que registra los hechos de terrorismo y de guerrilla urbana, corresponde a la acción de las fuerzas sociales privadas de otros medios de acción por la fuerza coactiva de la dictadura, pero también por la inactividad para canalizarlas hacia una acción colectiva fecunda y pacífica".

Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

Redactado: Agosto de 1973.
Publicación primera: Semanario El Combatiente Nº 83, 84 y 85, de 1973 (Argentina).
Digitalización: Diego Burd, 2002.
Esta edición: Marxists Internet Archive, nov. de 2002.

http://www.marxists.org/espanol/santucho/1973/agosto.htm

Continua...

El Tata Yofre, y otros, como Albacea de Santucho; (1)

Mi opinión, compartida por el ámbito subordinado, es que se ha hecho un pronunciamiento prematuro sobre el agotamiento del peronismo y que de ese pronunciamiento derivaron decisiones de importancia capital que hoy están sometidas a prueba.

……….

Cabe suponer que las masas están condenadas al uso del sentido común.

………………

En suma, las masas no se repliegan hacia el vacío, sino al terreno malo pero conocido, hacia relaciones que dominan, hacia prácticas comunes, en definitiva hacia su propia historia, su propia cultura y su propia psicología, o sea los componentes de su identidad social y política.

Rodolfo Walsh


Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

Pero aun, trabado en su acción por la confusión, por las dudas y preocupaciones, por la sorpresa y el asombro, el pueblo argentino adquiere día a día más conciencia política, se esfuerza por comprender y actuar, por tomar en sus firmes manos los destinos de la patria, por encarar los gravísimos problemas del pueblo y del país, continúa su lucha y se orienta inexorablemente hacia la revolución, hacia la conciencia y la acción revolucionaria, hacia la realización de la verdadera revolución que salvará a nuestra patria y a nuestro pueblo, hacia la revolución socialista de liberación nacional y social que hará la dicha del pueblo argentino y conquistará un futuro de completa felicidad colectiva para las futuras generaciones.

Verdaderas causas y características del autogolpe

Nuestro partido, el PRT dirección político-militar del ERP consciente de sus responsabilidades revolucionarias, se ve en la necesidad de responder a las inquietudes e interrogantes, plantear con toda crudeza y objetividad el verdadero significado del autogolpe y remontarse para ello a sus raíces.

Aunque sabemos que hay muchos compañeros que aún no compartirán nuestros puntos de vista, se negarán a reconocer los hechos y conservarán esperanzas en Perón y el peronismo, asumimos la responsabilidad de plantear francamente los problemas de fondo y entre ellos el rol del General Perón en la actual política nacional.

No queremos herir sentimientos, pero tampoco podemos ocultar cuestiones que son fundamentales para entender los actuales acontecimientos y guiar la acción obrera y popular en la dura lucha que afrontamos contra los enemigos del pueblo y de la patria.

Como parte sustancial de! Gran Acuerdo Nacional, el peronismo burgués y burocrático, se proponía defender hábilmente el sistema capitalista argentino de los embates del pueblo revolucionario, reorganizarlo y reconstruirlo, estabilizarlo y lograr un desarrollo capitalista que diera larga vida a este injusto sistema en nuestra patria.

La forma de llevar adelante esa política fue claramente explicitada por Perón, Cámpora y otros dirigentes y consistía en lograr una tregua social, política y militar, que eliminara con engaños del escenario la lucha armada y no armada de la clase obrera y el pueblo, diera la ansiada estabilidad social que le permitiera reorganizar el capitalismo, atraer capital imperialista, mejorar parcamente la situación económica, ganar así mayor crédito en !as masas con algunas concesiones y pasar recién entonces al aislamiento y represión, a la destrucción de las fuerzas revolucionarias de nuestro pueblo, todo lo cual les permitiría lograr su objetivo de salvar el capitalismo.

De ahí el llamado de Campora a la tregua, a la paz social, formulado poco a después del 11 de marzo y reiterado en varias oportunidades.

Pero ese plan fracasó estrepitosamente antes de poder iniciarse su aplicación.

La dirección peronista confiaba en que la clase obrera y el pueblo se dejaran engañar fácilmente y colaboraran en su propia infelicidad, en el fortalecimiento del poder de los capitalistas.

Nuestro Partido en cambio confiaba en la decisión de lucha del pueblo, en su conciencia y combatividad, en su experiencia, y llamó a rechazar la tregua y continuar la lucha sin dejar de respetar e! pronunciamiento popular.

Ya desde el 11 de marzo la dirección peronista esperaba la tregua; esa ilusión se disipó muy pronto.

Confiaba en que a raíz del triunfo electoral, la guerrilla peronista suspendería sus operaciones, que las masas postergarían sus aspiraciones y aporcarían sacrificadamente a la pacificación.

Las cosas ocurrieron de otro modo y en lugar de suspensión hubo intensificación de las operaciones guerrilleras, la clase obrera y el pueblo dieron continuidad a su movilización, y la dirección peronista por idea de Cámpora llamó nuevamente a la tregua y anunció que ella se concretaría sin falta a partir de la asunción del poder.

La esperanza de la dirección peronista de lograrlo fueron bruscamente aventadas por las masas el mismo 25 de mayo.

Las masas en la calle chocaron con contingentes de las FFAA contrarrevolucionarias que intentaban desfilar para "santificar" el GAN, y al costo de numerosos muertos y heridos abatidos por las balas de la represión, las masas obligaron a los odiados militares a volver y encerrarse en sus cuarteles.

Ese mismo histórico día un importante contingente popular de alrededor de 40.000 compañeros, rodeó la cárcel de Villa Devoto y exigió y obtuvo la inmediata libertad de todos los combatientes.

Esta gloriosa conquista de las masas resultó un golpe mortal para el plan inicial del peronismo.

Una carta importante que pensaban utilizar como elemento de negociación con nuestra organización, con el ERP para lograr la suspensión de las operaciones guerrilleras, era precisamente la liberación de nuestros combatientes.

Pero el pueblo movilizado destruyó ese plan y liberó, sin dar lugar a negociación alguna, a todos los combatientes de la libertad.

Este histórico hecho y la ola de ocupaciones de fábrica, centros de trabajo y sindicatos, que siguió a la asunción del mando por Cámpora, convencieron a Perón que el engaño era imposible y debía cambiar de táctica para lograr los objetivos contrarrevolucionarios de reconstrucción nacional.

Ese cambio de política está anunciado en sus declaraciones del día 29 de mayo cuando comenta los hechos del 25 frente a Villa Devoto y dice:

"Estamos cumpliendo un operativo que simplemente busca dejar sin razón de ser a algunos sectores de provocación que están todavía refugiados tanto en los centros gorilas como en los centros trotskystas" y más adelante, comentando un télex de la juventud peronista que informa sobre los hechos de Devoto "aunque se hayan producido hechos como los que mencionan sin embargo es una buena experiencia para el futuro pues el control de esos grupos en nuevas concentraciones debe ser un objetivo a tener en cuenta .

La movilización de las masas, el rotundo no a la propuesta de tregua, obliga pues a la dirección peronista a reelaborar sus planes, a archivar el proyecto de lograr la estabilización con el engaño, y pasar a la planificación de una ofensiva represiva y macarthista inmediata contra las fuerzas progresistas y revolucionarias, consolidando simultáneamente sus ya estrechos lazos con las FFAA y los demás políticos burgueses.

………………………….

Algunos compañeros nos han criticado diciendo que hemos atacado a Cámpora y a Righi y ahora los defendemos, que no los hemos diferenciado del peronismo reaccionario.

No es así, nosotros diferenciamos siempre al peronismo progresista del contrarrevolucionario y precisamente nuestras críticas a Cámpora y a Righi, diferentes a las formuladas contra López Rega, Osinde, etc., se han producido en la medida que ellos cedían a las presiones derechistas y llamándolos siempre a no ceder y sumarse a la lucha obrera y popular.

Por otra parte, nosotros como revolucionarios marxista-leninistas que nos debemos la clase obrera, no podemos apoyar sectores vacilantes, no podemos despertar esperanzas en políticos que no realicen una práctica revolucionaria.

Coincidimos sí, con ellos en la defensa de la democracia y la libertad, pero no los defendemos ni apoyamos, siguiendo las enseñanzas leninistas de que un pilar de la educación revolucionaria es confiar únicamente en las auténticas fuerzas revolucionarias del proletariado y el pueblo y no confundirse por ningún demagogo, ningún vacilante, ningún partido ni dirigente que sólo prometa y ceda ante presiones y esté en todo momento bajo la influencia del enemigo.

………………………

Mario Roberto Santucho

Las definiciones del peronismo.
Las tareas de los revolucionarios.

Redactado: Agosto de 1973.
Publicación primera: Semanario El Combatiente Nº 83, 84 y 85, de 1973 (Argentina).
Digitalización: Diego Burd, 2002.
Esta edición: Marxists Internet Archive, nov. de 2002.

http://www.marxists.org/espanol/santucho/1973/agosto.htm

Continua...