miércoles, 13 de abril de 2011

Futbol, Realpolitik y Porno.


"En el intento de sentirme igual a los demás (como un pequeño homosexual aterrorizado que se repite obstinadamente que deben gustarle las chicas), rogué muchas veces a mi padre, forofo equilibrado pero constante, que me llevara consigo a ver el partido.

Y cierto día, mientras observaba con indiferencia los insensatos movimientos que tenían lugar allá abajo en el campo, sentí como si el alto sol meridiano envolviese hombres y cosas con una luz congelante, y como si delante de mis ojos se desenvolviera una representación cósmica sin sentido.

Era lo que más tarde, leyendo a Ottiero Ottieri, descubriría como el sentimiento de la «irrealidad cotidiana», pero entonces tenía trece años y lo traduje a mi modo: por primera vez dudé de la existencia de Dios y pensé que el mundo era una ficción sin objeto alguno".

……………….

"Yo no odio el fútbol, yo odio a los apasionados del fútbol.

No amo al hincha porque tiene una extraña característica: no entiende por qué tú no lo eres, e insiste en hablar contigo como si tú lo fueras.

No es que a él no le importe nada que a mí no me importe nada.

Es que no consigue concebir que a alguien no le importe nada.

No lo entendería ni siquiera si yo tuviera tres ojos y dos antenas sobre las escamas verdes del occipucio”.

Umberto Eco


"Lo jugué varios años en la Universidad de Argel.

Me parece que fue ayer.

Pero cuando en 1.940 volví a calzarme los zapatos, me di cuenta de que no había sido ayer.

Antes de terminar el primer tiempo, tenía la lengua afuera como uno de esos perros con los que la gente se cruza a las dos de la tarde en Tizi-Ouzou.

Después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol, lo aprendí en el Racing Universitario de Argel".

Albert Camus


Mundial de Italia, para la “Repubblica” es mucho más que el “opio de los Pueblos”.

Es, en simultáneo, una “Cuestión de Honor” y una “Razón de Estado”.

Por eso no extraña que llamen a dos Impresentables Sociales, para “defender” la Tricolore d’Italia; Cicciolina e Moana.

Su Obligación Patriótica es “Sacrificarse”, agotando a los jugadores de los equipos que amenacen la Supremacía de la Squadra Azzurra.

Cualquier similitud con la Realidad no es casualidad.

Cada una de ellas “agota”, individualmente, a varios de los jugadores claves; con dos excepciones.

Los Alemanes, esa maquinaria que funciona aunque se cambie ½ equipo, es enfrentada por ambas en una Orgia; lo consideran la única manera efectiva de mellar su potencial.

Y como si fuera una premonición del “Siamo Fuori”, al 10 de Argentina, hay que tratarlo como si fuera la Squadra Tedesca en conjunto.

Ellas dos, las insaciables, contra él solo, el incontrolable.

Y quien mejor para protagonizarlo que Ron Jeremy, quinta esencia de lo hirsuto y lo grasa; esa abominable masculinidad vulgar, simbolizada por un pene adjunto a una bola antiestética.

Eco, Camus y el dúo dinámico del porno italiano nos muestran tres, de las muchas, aristas que tiene LO Político.

Aquel que le importa tres cornos, sea Intelectual o Qualunque.

Aquel que, sin dramatizar ni obsesionarse, lo toma como parte de lo Vital.

Y aquellos; porque lo político es siempre plural, para ser efectivo, el Yo se estrella en el Nosotros; que esta dispuesto a “asumir” que la Moral y la Ética corresponden a la Teología y la Metafísica, y no al campo de los Intereses Objetivos.


PD, recuerdo que era muy gracioso escuchar a RJ, en italiano, mechar cada dos palabras “Che” y “Muchacha”.


Las citas de Eco y Camus, copiadas de aquí.

Las imágenes son copiadas de aquí.

4 comentarios:

horca dijo...

Esta división triple está basada en Kierkegaard, ¿no? El esteta que no se toma nada en serio (Eco), el ético que se quiere autodeterminar y tornarse responsable por sus actos (Camus) y el religioso impresentable/fanático/nacionalista que se inmola por sentimiento del deber (Cicciolina-Moana).

Este post es bien kirchnerista, ¿eh Manolo? Abrazo grande.

damianivanoff dijo...

Podemos decir que los Umbertos Ecos no son precisamente los que nos van a llevar a las conquistas colectivas. En todo caso servirán para comentar nuestras derrotas y criticarnos despiadadamente.

Me quedo con los Camuses, hasta el más mediocre.

Luciano dijo...

Películón: No hay hallazgo más groso que Ron Jeremy haciendo de Maradona, y de la compañera Moana Pozzi (amén), bueno, no hay palabras para ella.

Abrazo

Felix Saborido dijo...

¿que me dice de lo de Tomada, joven K?

El estado es Complice