lunes, 23 de mayo de 2011

Los Cordobeses, Voz del Interior, y las Primarias Santafesinas (2).


A la medianoche, la información oficial daba cuenta de sólo un tercio de mesas escrutadas en forma oficial en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias que se realizaron ayer en Santa Fe para elegir a los candidatos que competirán en los comicios del 24 de julio próximo.


El sistema de boleta única, similar al que se utilizará en la elección general de Córdoba del 7 de agosto, tuvo su debut en elecciones provinciales con un lentísimo escrutinio.


Los partidos se movían anoche con mesas testigo y sus proyecciones para determinar tendencias y resultados.


Las dos principales agrupaciones, el Frente Santa Fe para Todos (PJ-Frente para la Victoria) y el Frente Progresista, Cívico y Social (Partido Socialista-UCR) eran las dos agrupaciones con mayor cantidad de votantes, con una leve ventaja a favor de la alianza peronista-kirchnerista.


Un hombre clave en la estructura de poder de los K, el presidente de la bancada oficialista de Diputados Agustín Rossi, que venía de perder la elección legislativa de 2009, se encaminaba a ganarle la elección al intendente de Rafaela, Omar Perotti y al ex canciller Rafael Bielsa.


Por ende, los K pueden considerar al de Santa Fe como el tercer buen resultado provincial después del triunfo en Catamarca y de la irresuelta votación en Chubut.


En el oficialismo santafesino, Antonio Bonfatti, el candidato del gobernador socialista Hermes Binner, marchaba al frente de los cómputos parciales, por encima del radical Mario Barletta.


El otro contendiente, el socialista Rubén Giustiniani, fue el primero en reconocer la derrota y anunciar la victoria de Bonfatti, cuando apenas había un 10 por ciento de las mesas escrutadas oficialmente.


El resultado le permite a Binner avanzar en su estrategia nacional de un acuerdo con la UCR y cobra fuerza la posibilidad de que sea el candidato a vice de Ricardo Alfonsín.


Por ende, todo parece indicar que la sucesión de Binner será disputada por el oficialista Bonfatti y el kirchnerista Rossi.


Hasta hace sólo unos meses era impensado que los K pudieran tener siquiera minoría en Santa Fe; ahora tienen grandes chances de lograr la Gobernación



Desde el Broadway.


La sorpresa de la elección la constituyó el candidato del PRO, el actor cómico Miguel Del Sel.


El integrante de Midachi estaba cerca del 15 por ciento de los votos, lo que lo llevo a terminar su función en el teatro Broadway de Capital Federal y viajar a Santa Fe, donde lo esperaba el líder del PRO Mauricio Macri.


Pasada la medianoche, ambos festejaron el resultado y resaltaron el hecho que Del Sel haya comenzado a hacer política hace muy pocos meses.


El resto de las agrupaciones obtuvo bajísimos porcentajes de votos.



Impresiones de la gente


Tamaño.


El debut de la boleta única de arrojó opiniones dispares con respecto a la dinámica del nuevo sistema a la hora de sufragar.


Hay un dato que no es menor: muchos presidentes de mesa sostuvieron que la capacidad de las urnas no concuerda con la cantidad de votos que se almacenarán a lo largo de la jornada.


Rosario.


Los electores de la periferia de la ciudad reconocieron “falta de información previa” y escasos medios para poder desarrollar el espacio de votación.


En cambio, los zonas más cercanas al centro vivieron otra experiencia y hasta el voto les resultó “un trámite”.


“Es una pavada”, “muy fácil”, “medio lento”, “lo más complicado es doblar las boletas”, “un quilombo”, fueron los calificaciones dieron los primeros votantes de distintos puntos de la ciudad.


En el momento decisivo de la votación, la mayoría no encontró dificultades pero unos pocos lamentaron la ausencia de las anteriores boletas completas, que reunía en un solo papel a los postulantes de cada partido.

1 comentario:

barebackedlife dijo...

fuimos con algunos compañeros a fiscalizar a rosario para el chivo, en un barrio de laburantes. Habia dificultades para entender como votar (principalmente entre adultos mayores, y adultos laburantes con suponemos bajo indice de escolaridad, q aparecian empadronados con oficios como pintor). Es decir en principio dos grupos de electores potencialmente peronchos. Las autoridades de mesa oscilaban entre las que explicaban a lo maestrita y las que daban las boletas con actitud pedante: vos tenes claro como es esto no?. Las urnas estaban llenas para el mediodia con el 30% del padron, eran muy bajas y la forma de doblar (el votante las doblaba como podia no como se "debia") terminaba haciuendo remolinos de boletas adentro. El conteo de votos fue largo y tendido y provocaba no pocas discusiones entre fiscales y autoridades de mesa (en las mesas donde las autoridades se ponian en republicanas y trabajaban teniendo a los fiscales como potenciales enemigos del conteo). Separar las listas por candidato implicaba tener un amplisimo espacio (habia como 30 listas en concejales, la mayoria de ellas con minuscula cantidad de votos). Asi como esta, en una primera impresion, atenta contra la identidad de los partidos al ir contra el efecto arrastre. Los candidatos son exhibidos por su nombre (en una version de sabana oculta, ya que solo aparece el primero de la lista a diputados o concejales y los otros directamente no aparecen). Son mjuchos los electores que terminan votando nombres (el mas conocido en una lista de 20 o 30) y no propuestas. El efecto arrastre es nada mas ni nada menos que el votar un proyecto, ya sea de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba. Pongamos el caso, Del Sel ganara a gobernador sumando voto de Barletta y Perotti, tendria menos del 10% de los diputados. Alli en esa escuela tenia casi el 20% a gobernador, pero 3 o 4 votos en el resto de las categorias. El Chivo duplicaba a sus rivales internos pero en diputados Ma Eugenia Bielsa concentraba claramente el voto peronista. Y en senador Lifshitz arrasaba con todo. Votos anulados y en blanco parecian no ser demasiados en categorias ejecutivas (intendente gobernador, sumaron el 10% aprox) pero en las legislativas (donde a su vez la cantidad de listas, tamaño de la boleta, y cantidad de listas internas aumentaban), superaban el 20%.