jueves, 22 de setiembre de 2011

Peronismo e Incertidumbre Global = Auftragstaktik.


El agravamiento de la crisis

Lagarde advierte de que la crisis financiera puede ser peor que la de 2008

La directora del FMI lamenta que los mercados no están reconociendo las medidas adoptadas en Bruselas y Washington. -Geithner da por hecho que Europa actuará con más dureza

http://www.elpais.com/articulo/economia/Lagarde/advierte/crisis/financiera/puede/ser/peor/2008/elpepueco/20110922elpepueco_9/Tes



Kriegsnebel, Fog of War, Niebla de Guerra; hacer clic aquí, también aquí, y por ultimo aquí.

Der Krieg ist das Gebiet der Ungewißheit; drei Vierteile derjenigen Dinge, worauf das Handeln im Kriege gebaut wird, liegen im Nebel einer mehr oder weniger großen Ungewißheit.

Carl von Clausewitz: Vom Kriege



El Texto en alemán es la versión prusiana de las leyes de Murphy, no solo sobre la Guerra en Si, sino sobre la Conducción en general.

Por mas genial que sea el Conductor, por mas minuciosa que sea la Planificación; siempre se termina chocando con factores objetivos (Niebla de Guerra) y subjetivos (Fricción).

La primera trata sobre la imposibilidad fáctica de poseer la Información Perfecta, la Incertidumbre aumenta a medida que transcurre el tiempo y la distancia.

Y esta lleva, inevitablemente a la segunda, que son las fallas en comunicación y los errores de interpretación.

No es casualidad que las memorias filmadas de Robert S. McNamara se llame: “The Fog of War: Eleven Lessons from the Life of Robert S. McNamara”, hacer clic aquí.

La Kriegsnebel o Incertidumbre, como elemento objetivo, es irreductible en última instancia; solo puede ser morigerado en base al entrenamiento eficaz y el estudio de las Contingencias.

Que no es lo que sucederá, sino lo que pudiera suceder “probabilisticamente”; tema desarrollado por el Pentágono en tiempos de McNamara.

Ahora bien, todos sabemos lo que sucedió, no fue suficiente en Vietnam; porque el entusiasmo del Management minimizo el aspecto subjetivo, la Fricción.

Tema que ya preocupaba a Sun Tzu y enumero Clausewitz; que hacen que los planes más sencillos sean difíciles de ejecutar en la guerra

1/ Conocimiento insuficiente del enemigo

2/ Rumores (información obtenida por observación remota o espías)

3/ Incertidumbre sobre las fuerzas propias y posición

4/ Las incertidumbres procedentes de las tropas aliadas tienden a exagerar sus propias dificultades

5/ Diferencias entre las esperanzas y la realidad

7/ El hecho de que el propio ejército no es tan poderoso en la realidad como lo era en los papeles

8/ Las dificultades de mantener abastecido al ejército.

Esta problemática la sintetizo Moltke el Viejo de la siguiente manera;

La Guerra es un sistema de expedientes, pero hay que recordar que ningún Plan sobrevive al primer contacto con el enemigo”.

Ahora bien, como Jefe del Estado Mayor prusiano, no le podía decir al Canciller Bismarck, SU Jefe Político; “Otto, no hay solución, mejor nos vamos a casa”.

La Unificación alemana era una Política de Estado de Prusia, y había que encontrar la vuelta de tuerca para llevarla a cabo.

La denominación de los Semidioses de Moltke, no oficial, para este atajo fue Auftragstaktik.

La traducción literal es engañosa, porque en esencia es absolutamente subversiva para el sentido del Orden Militar.

Veamos, en lugar de basarse en “Ordenes”, que deben ser cumplidas a rajatabla, se basa en “Directivas” para la Tarea y la Misión.

Se señala el Objetivo, se provee de las tropas y elementos necesarios, y se plantea un cronograma tentativo.

El resto, planificación y ejecución, queda al libre arbitrio del Jefe táctico; a tal punto, que basándose en el “espíritu” de la Misión, pueden “violar” otras Directivas y/u Ordenes; hacer clic aquí.

“Una Orden es una Orden; pero una boludez nunca puede ser una Orden”; fue perfectamente graficada por Rommel en El Alamein; donde a diferencia de Von Paulus en Stalingrado, desobedeció la Orden de resistir hasta el ultimo hombre.

La valoración es estrictamente pragmática, es buena porque salio bien o es mala porque salio mal.

Para llevar a cabo este tipo de Organización, donde el subordinado no solo debe reaccionar ante la falta de Órdenes, sino además estar preparado para hacerse cargo de funciones que, estatutariamente, son superiores hasta en dos grados.

Ejemplo, un cabo o sargento a cargo de un pelotón, debería poder hacerse cargo de las tareas de un Teniente o Capitán; si estos son eliminados o anulados en combate.

Además, según la circunstancia dada, alguien de grado inferior pero perito en la tarea; esta “autorizado” a dar “Directivas” a personal de mayor grado y antigüedad.

Otra vez la valoración estrictamente pragmática.

Todos hemos leído, o escuchado, sobre la Soberbia Capacidad Táctica de la Maquina Militar alemana; que en situaciones desesperadas resolvía en base a la “improvisación” con los elementos que se tenía a mano.

La Campaña de Italia es un ejemplo paradigmático, donde el Mariscal Alexander dijo del Mariscal Kesselring y sus subordinados; “…mostró una gran habilidad para sacar a sí mismo de la situación desesperada en la que su inteligencia defectuosa le había llevado…”

Es cierta que fueron derrotados en dos Guerras Mundiales, pero hasta sus más férreos detractores reconocen que fue por Fallas de las Conducciones Estratégicas de cada momento.

Se cumplieron, en la Cúspide Político-Militar, los siete puntos de Fricción de Clausewitz.

Volviendo a la actualidad, la situación global sufre de una Incertidumbre masiva; no se trata solo de que o quienes van a caer; sino de cuanto durara la caída.

Hace rato que se dejo de lado el optimismo de una pronta recuperación, meses; se esta pensando en YA en DECADAS, recodando la Larga Depresión 1873/1896, hacer clic aquí.

Donde Gran Bretaña, Francia, Rusia y Austria-Hungría fueron desplazadas de su sitial por las “emergentes” Alemania, Estados Unidos, Japón e Italia.

Las Oposiciones por razones ideológicas, y los Oficialismos por la cercanía de las elecciones, casi no tocan el tema; dejando flotar la ilusión de que no seremos afectados.

Eso no se lo cree nadie; seremos afectados indudablemente, como hace AÑOS se discute en la Blogosfera Política y Económica.

Por cierto, gracias a las decisiones de los últimos años, ese efecto no solo será tardío, y mucho menor a la anterior historia de la Argentina; sino que, nos deja en una situación de poder recuperarnos mas rápidamente que otros mucho mas “ortodoxos”.

Ahora bien, para lograr estos objetivos socioeconómicos; amortiguar, resolver, reparar y recuperar; se necesita una Organización Política con una Capacidad Táctica Superior.

Algo que disponga de Auftragstaktik, permitiéndole eludir el atajo de la Tentación del Orden Publico frente a las Movilizaciones y Protestas; siguiendo la tradición de Orden Político negociado posterior a 2001.

El 14 de Agosto, en lenguaje de Inversores Globales, el Mercado Electoral Argentino “descontó” la Incertidumbre y opto por modificar el Sistema Político y sus Metodologías.

Es cierto, como dirán algunos, que son discutibles desde lo Institucional y Republicano; y que no hay garantías de que “salga bien” la apuesta popular.

Tienen razón, a seguro se lo llevaron preso y la GM entro en bancarrota; pero no hay que olvidar que en Junio de 1989 y Diciembre de 2001, nadie apostaba a favor de la Sociedad Civil argentina.

En la última fecha fuimos considerados un Estado Fallido, que debía ser intervenido económicamente, Rudi Dornbusch; porque no estábamos capacitados para manejar NUESTRA propia economía.

Se debían “importar” economistas serios de los PIIGS y aledaños, para firmar los cheques del Presupuesto, que por supuesto ellos definirán las donde y en que se aplicaría.

Y aquí estamos, una década después, analizado los conceptos del Prusiano.

"En la estrategia todo resulta muy simple, pero no por ello muy fácil.

Una vez que, por las relaciones de Estado, se determina lo que la guerra podrá y tendrá que ser, entonces el camino para alcanzar esto será fácilmente encontrado; pero seguirlo en línea recta, llevar a cabo el plan sin verse obligado a desviarse mil veces por mil influencias variables, requiere, además de fuerza de carácter, una gran claridad y firmeza mental."



PD Clausewitz sobre la “Aniquilación de la Voluntad de Lucha del Enemigo”; y su aplicación practica en nuestros días.

"Para que al oponente se someta a nuestra voluntad, debemos colocarlo en una tesitura más desventajosa que la que supone el sacrificio que le exigimos.

Las desventajas de tal posición no tendrán que ser naturalmente transitorias, o al menos no tendrán que parecerlo, pues de lo contrario el oponente tendería a esperar momentos más favorables y se mostraría remiso a rendirse."