sábado, 1 de setiembre de 2012

CGT de Avenida de Mayo, Botón de Pánico, y Gurúes en Fanacoa City.



La perplejidad ante lo social no es un dato nuevo.

Con frecuencia, los individuos, moldeados por sus experiencias y el sentido común, interpretan la esfera pública en términos sencillos, generalizando, omitiendo los matices, considerando irracionales a los que no piensan como ellos.

Por eso al transeúnte de Recoleta le resulta difícil entender la indiferencia.

Lo que él considera "la sociedad" es en realidad un archipiélago de infinitas islas, donde se hablan lenguajes distintos, se practican costumbres diversas y se cree en dioses muchas veces opuestos a los propios.

En la Argentina actual, un individuo educado de más de 50 años que vive en la zona norte de la ciudad tiene una visión del país y del Gobierno diametralmente opuesta a la de un joven con estudios primarios, residente en el segundo cinturón del Gran Buenos Aires.

El extrañamiento y la frustración del primero ante la decadencia institucional, el embrutecimiento social, la violencia cotidiana, el populismo son sentimientos ausentes en el segundo, que vive otras experiencias, valora oportunidades que antes no tenía, come mejor de lo que comía hace una década.




CGT de Avenida de Mayo.




Cuando recomendaba consultar con el Canca y el Barba, me refería al Ruso Gdansky.

Como compañero y dirigente obrero de La Matanza,  entiende a esta elección,  como un honor y un reconocimiento al trabajo territorial que se viene haciendo desde hace mucho tiempo, con un metodología de integración con todos los sectores de la sociedad y colaborando fuertemente con este proyecto político, que a nivel nacional nació con Néstor en el 2003 y hoy conduce Cristina Fernández de Kirchner, junto con Daniel Scioli en la provincia y al compañero Fernando Espinoza, como principal referente político  en el distrito de La Matanza.

De su página oficial como Diputado Nacional por la UOMRA y La Matanza; hacer clic aquí.

“A Fernando Espinoza lo respeto y lo quiero como a un hijo”, (12/12/2011)

“Acompañar a Lorenzo fue una joya”, (11/12/2011)

“Yo me iba a jubilar y el Intendente Fernando Espinoza y Cristina me dieron un regalito”. Diario Perfil (30/10/11)

"Tiendo a creer que Lifschitz no conoce La Matanza, por eso por este medio lo invito a que venga, así le mostramos nuestro municipio y tal vez se dé cuenta por qué aquí el FpV sacó 450 mil votos (60 por ciento).” Diario La Capital (1/3/12)

"Cualquier compañero tiene derecho a querer ser secretario de la CGT" Video de Télam (10/2/2012)

Solo para explicar la “situación” de la UOM Matanza, dentro del entramado social y político del Distrito, daría para un coloquio de una semana.

Imaginen lo que implica las relaciones con los pares de “La Organización”, a nivel GBA, Curto y Gutiérrez; o provincial y nacional.

Sumemos los lazos de Michelangelo y el Pacto de los Barrios (1982); promovido por Herminio y Lorenzo entre agrupaciones, orgas y sindicatos.

Resumiendo a lo bestia; es prácticamente el proceso que llevo a “quienes no saben gobernar, ni dejan gobernar”, 1983; a “la máquina de poder, por el poder y para el poder; que es la única que puede Gobernar la Argentina”, 2002.




Botón de Pánico



 En esa dirección señala el nombramiento de Sergio Berni como Secretario de Seguridad. Médico, incorporado al cuerpo profesional del Ejército, donde es teniente coronel, no abandona la ilusión de llegar a general, sabiendo que este país generoso dos grados no se los niega a nadie.

Lo primero que hizo luego de asumir fue dirigirse a la Villa 31, donde acordó la postergación hasta el lunes de la protesta en la autopista Illia por parte de quienes reclaman un par de micros escolares que el denominado gobierno de la Ciudad Autónoma prometió y no entregó.

Bonaerense pero radicado en Santa Cruz, donde participó con los Kirchner en la fundación de la Corriente Peronista, germen del Grupo Calafate que proyectó a los pingüinos a la escena nacional, Berni jugó un rol decisivo en los primeros meses del presidente imprevisto.

Kirchner temía que la ocupación de las calles como consecuencia del colapso económico-social de fin de siglo fuera el pretexto de los poderes fácticos para derribar su frágil gobierno antes de que cumpliera un año, en cumplimiento del anhelo profetizado por La Nación en un editorial celebérrimo de Claudio Escribano.

Berni necesita sentir el barro en los zapatos para sentirse pleno y se cansó de patear la ciudad y el conurbano, dialogando en cada piquete y buscando soluciones.

Continuó esa tarea junto a Alicia Kirchner desde la secretaría de Abordaje Territorial del Ministerio de Desarrollo Social y volvió a cumplir una misión crucial poco después de la muerte de Kirchner, cuando la ocupación del Parque Indoamericano y del Club Albariños, y la brutal respuesta de ambas policías, federal y metropolitana, ejemplificaron los riesgos que enfrentaba la presidente en su flamante viudez.

La creación del Ministerio de Seguridad a cargo de Nilda Garré y la actuación de Berni en ambas ocupaciones serenaron un escenario muy tenso y sellaron un entendimiento que fue creciendo mientras declinaban otras estrellas.

En esos días y luego durante el desalojo de las Bodegas Giol, en abril de 2011, Garré y Berni desarrollaron una relación cordial, al punto que la ministra pidió a la presidente CFK que lo designara para acompañarla en el Ministerio.

Pero Berni tenía otra idea.

Deseaba lanzarse a la política, con la aspiración de gobernar la intendencia de Zárate, uno de los escenarios habituales de cortes en la Panamericana.

No tuvo éxito, y Cristina lo incluyó en la lista de senadores bonaerenses del Frente Para la Victoria.

Como vicepresidente del Senado, actuó desde diciembre en coordinación con el vicegobernador Gabriel Mariotto y el vicepresidente de la Cámara de Diputados, José Ottavis.

………..

La Secretaría también tiene como objetivo “coordinar la intervención de las fuerzas y la implementación de acciones en forma directa con los municipios de acuerdo con la realidad local de cada uno”.

Si Scioli se animara a cuestionar la constitucionalidad de esta cláusula podría tener éxito, pero el gobernador Bartleby preferiría no hacerlo.

La coordinación con los municipios, llevando a rastras a la gobernación, es lo que Kirchner hizo en los comienzos de su gestión, cuando el nombre de Eduardo Duhalde aún infundía temor.

El  primer intendente que le abrió las puertas de su territorio fue Julio Pereyra, el mismo que ahora acompañó resignado el avance de Berni y Mariotto sobre el feudo de Don Luis.

Por si alguien dudaba sobre la importancia de la designación de Berni, a la jura asistieron Alicia Kirchner, Carlos Zannini, Juan Manuel Abal Medina, Amado Boudou y Gabriel Mariotto. 

También estuvieron Casal y el jefe de gabinete Alberto Pérez, conscientes de que estas campanas doblan por ellos.

La Nueva Frontera, Horacio Verbitsky; hacer clic aquí.


Además, es el coordinador del Plan Ahí, hacer clic aquí, y también aquí.

Durante la tormenta que anego la provincia de Azul hacia el sur, existió un riesgo muy importante; los municipios del GBA no se habían recuperado de la tormenta de Mayo, y los recursos materiales y financieros estaban agotados.

La obsesión por centralizar radialmente, la mezquindad política con el tema financiero, la ineptitud para la construcción de cuadros y estructuras alternativas a lo existente, etc.; son cuestiones que han dejado en una situación muy frágil la infraestructura social del AMBA.

El Sarmiento y el Transporte urbano trasladado a los Servicios Eléctricos y de Comunicación, Seguridad y Justicia; sin tomar en consideración lo referente a Defensa Civil, en los Municipios y la PBA.

Una Sudestada se puede llevar puestos los sueños de Rere, e incluso gatillar un Espartaquismo de Derechas, Boves y sus hordas mestizas y mulatas arrasando por igual a los Macri y los Ibarra.




Gurúes en Fanacoa City




Derecha New Edge, Izquierda de Alta Gama, Progresismo orientado al Consumidor globalizado; ese es el objetivo de los Intereses Económicos que se ven desplazados por los cambios de orientación en la Financiación de la Política.

Consolidar, vía la identificación, una cierta Masa Electoral que desprecia socialmente a los actores concretos del Partido Dominante.

Los Bobo´s europeos, Burgueses Bohemios, preocupados por defender sus Derechos frente a los reclamos de quienes viven al límite de la exclusión; o directamente están excluidos.

Si es posible, o no, se vera de aquí a fines de año.

Lo comprobable es que están imponiendo agenda a golpe de Márquetin, aferrando a las Minorías Intensas del Oficialismo; mientras en las penumbras de lo municipal siguen evolucionando, para bien o para mal, el país del Federalismo Zombi y el Basurero de la República, los Conurbanos.

Y que conste, no solo se trata del GBA…

Tal vez más cerca del conformismo que de la conformidad, los que están de acuerdo formulan operaciones de este tipo: trabajo - inseguridad + planes sociales - inflación + mas Fútbol para Todos; otros, los disconformes, anotan, en cambio: auto y plasma nuevos + vacaciones - inseguridad + soberbia presidencial + corrupción.

A unos les cierra, a los otros, no.

Ésta es una metáfora de la contabilidad personal que determina el voto, remueve o confirma a los líderes, decide la calidad de la clase dirigente de un país.

En la Argentina de estos días una mayoría estrecha, en constante disminución, se inclina por el álgebra del conformismo; otros, que cada vez son más, advierten el peligro de una democracia radicalizada que los devore.

Para comprender el conformismo en retirada es preciso volver a la crisis de principio de siglo.
Ese despojo colosal quizás explique la blanda y difusa aceptación de un gobierno que dice haber recuperado la política mientras deprecia los bienes y el espacio públicos, tolera y promueve a impresentables, acosa a los que no piensan igual.

La aritmética del conformismo, permisiva frente a esas arbitrariedades, es ante todo una certeza material después del horror económico, que el kirchnerismo contribuyó decisivamente a superar.
Hay mucha evidencia de fenómenos de este tipo en la historia contemporánea.

Se trata de una verdad desafortunada y dolorosa que debe entenderse en Recoleta.

¿Es posible extraer de entre los fragmentos en que estalló la sociedad argentina "un proyecto sugestivo de vida en común", para usar la expresión de Ortega?

¿Puede el conformismo convertirse en consenso?