viernes, 7 de setiembre de 2012

Paolo (/) Cristina = Lovecraft.




Examinados en el cuartel de la policía, luego de un viaje agotador, los prisioneros resultaron ser mestizos de muy baja ralea, y mentalmente débiles.

Eran en su mayor parte marineros, y había algunos negros y mulatos, procedentes casi todos de las islas de Cabo Verde, que daban un cierto matiz vudú a aquel culto heterogéneo.

Pero no se necesitaron muchas preguntas para comprobar que se trataba de algo más antiguo y profundo que un fetichismo africano.

Aunque degradados e ignorantes, los prisioneros se mantuvieron fieles, con sorprendente consistencia, a la idea central de su aborrecible culto.

“La llamada de Cthulhu”


Paolo R., y sus pares y socios, comparten con el Peorgresimo y los Patovicas Ideológicos la preocupación por la “potencial” declinación de la Administración CFK.

Aunque los Relatos son encontrados, la última instancia es la misma; “potenciales” perdidas de sinecuras, prebendas, contratos y subsidios.

¡¡¡Qué viene la Derecha!!!, grita la Izquierda de Alta Gama; sin tomar en consideración que los cambios logrados aptos para SU paladar TAMBIEN son defendidos por el Neo Liberalismo.

No anularan los matrimonios igualitarios, tampoco se prohibirá el alquiler de vientres, o la adopción parental homoerotica; desde ya no van a desbautizar a los hijos de Florencia de la V.

Quien les dice que impongan el Aborto y el consumo libre de sustancias psicotrópicas; y se animen a cortar el cordón umbilical entre Presupuesto y la Santa Madre.


La profetisa Alisa Zinóvievna Rosenbaum, más conocida como Ayn Rand, fue una firme defensora de este tipo de Derechos Individuales, hacer clic aquí.

Lo que “ocupa y preocupa” a los Burgueses Nacionales es otro tema, que la Institucionalista y Friendly Market CFK sea remplazada por otras dirigencias mas “irracionales”.

Que les chupe un huevo y la mitad del otro, ser un País Normal, y utilicen el Sentido Común de  “lagente" como sucedáneo de Higieniol.

Pero claro, ese tipo de data es algo que supera a los mejores cerebros, al punto de convertirse en lo “indecible”; aun en 678.


No hay en el mundo fortuna mayor, creo, que la incapacidad de la mente humana para relacionar entre sí todo lo que hay en ella.

Vivimos en una isla de plácida ignorancia, rodeados por los negros mares de lo infinito, y no es nuestro destino emprender largos viajes.

Las ciencias, que siguen sus caminos propios, no han causado mucho daño hasta ahora; pero algún día la unión de esos disociados conocimientos nos abrirá a la realidad, y a la endeble posición que en ella ocupamos, perspectivas tan terribles que enloqueceremos ante la revelación, o huiremos de esa funesta luz, refugiándonos en la seguridad y la paz de una nueva edad de las tinieblas.

“La llamada de Cthulhu”