viernes, 28 de junio de 2013

El portero, suplente de Tinelli, por su año sabático.



Lo que mas preocupa a los estrategas mediáticos es que, a diferencia del de Bolívar, es una cuestión difícil de entrarle con “política”.

Tal cual ellos la entienden, por supuesto.

Por ejemplo, esta lo de Brasil y lo de Chile; pero como se jugaron tanto a lo “modelico” de sus Sistemas y Políticas, ahora solo les puede jugar en contra.

No quieren, como en las PASO de 2011, una pantalla con Londres en llamas.

Es cierto que se conjugan la Sudestada y el alerta por la crecida del Paraná, pero el “negocio” es que existan desastres, más que se “reacciono” en tiempo y forma.

Tiempos difíciles para los “operadores mediáticos”, no logran el suficiente “punch” como para ser competitivos en el “mercado” de la adrenalina para las masas.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Manolo:

Una vez, hace tiempo, hiciste un post referido a formas amenas, o no confrontativas, de responder a periodistas, o de tratar con la gente en entrevistas. Creo que incluía un artículo de wikipedia, y que también citabas como ejemplo del caso a Alberto Fernández. Pero no recuerdo el término específico con el cual definías esa forma de comunicación.

Espero me ayudes en lo que busco.

Un abrazo.

Germán

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Ese es el problema cuando el embanderamiento supera al análisis político. Es como morderse la cola. Un cuello de botella que luego nos deja obturados a medio camino. Chile y Brasil han dejado mudos a propios y extraños, y esto se debe a que siempre se exhiben conceptos por boca de ganso. Establecer comparativas absurdas sobre procesos políticos que nada tienen que ver con nuestra realidad generalmente tienen resultado incierto.