viernes, 10 de diciembre de 2010

Artemio López y la Maquina de Guerra Nómade; Anexo Textual.

"¿Cómo te llamas?" le preguntó Jesús.

"Me llamo Legión," respondió, "porque somos muchos."

Marcos 5:9



"La máquina de guerra en sí misma parece claramente irreductible al aparato del Estado, exterior a su soberanía, previa a su derecho.

Tiene otro origen"

…….

“Frente a la mesura esgrime un furor, frente a la gravedad una celeridad, frente a lo publico un secreto, frente a la soberanía una potencia, frente al aparato una maquina.

Pone de manifiesto otra justicia, a veces de una crueldad incomprensible, pero a veces también de una piedad desconocida (puesto que deshace los lazos)”.

….

"…la originalidad del hombre de guerra aparece bajo una forma negativa: estupidez, deformidad, locura, usurpación, pecado…"

……..

"El ajedrez es un juego de Estado, o de Corte, el emperador de China lo practicaba.

Las piezas de ajedrez están codificadas, tienen una naturaleza interna o propiedades intrínsecas, de las que derivan sus movimientos, sus posiciones, sus enfrentamientos.

Están cualificadas, el caballo siempre es un caballo, el alfil un alfil, el peón un peón.

Cada una es como un sujeto de enunciado, dotado de un poder relativo; y esos poderes relativos se combinan en un sujeto de enunciación, el propio jugador de ajedrez o la forma de interioridad del juego."

"Los peones del go, por el contrario, son bolas, fichas, simples unidades aritméticas, cuya única función es anónima, colectiva o de tercera persona:

"El" avanza, puede ser un hombre, una mujer, una pulga o un elefante.

Los peones del go son los elementos de un agenciamiento maquínico no subjetivado, sin propiedades intrínsecas, sino únicamente de situación."


"El ajedrez es claramente una guerra, pero una guerra institucionalizada, regulada, codificada, con un frente, una retaguardia, batallas.

Lo propio del go, por el contrario, es una guerra sin línea de combate, sin enfrentamiento y retaguardia, en último extremo, sin batalla: pura estrategia, mientras que el ajedrez es una semiología."

"No se trata del mismo espacio: en el caso del ajedrez, se trata de distribuir un espacio cerrado, así pues, de ir de un punto a otro, de ocupar un máximo de casillas con un mínimo de piezas.

En el go, se trata de distribuirse en un espacio abierto, de ocupar el espacio, de conservar la posibilidad de surgir en cualquier punto: el movimiento ya no va de un punto a otro, sino que deviene perpetuo, sin meta ni destino, sin salida ni llegada."

…………

“De ahí su segunda observación: definimos la “máquina de guerra” como una disposición lineal construida sobre líneas de fuga.

En este sentido, la máquina de guerra no tiene por objeto la guerra, su objeto es un espacio muy especial, el espacio liso que compone, ocupa y propaga.

El nomadismo es exactamente esta combinación entre máquina de guerra y espacio liso.

Intentamos mostrar cómo, y en qué casos, la máquina de guerra toma la guerra como objeto (cuando los aparatos de Estado se apropian de una máquina de guerra que no les pertenecía en absoluto).

Una máquina de guerra puede ser mucho más revolucionaria o artística que bélica.

Pero su tercera observación nos recuerda que ello es una razón más para no prejuzgar.

Podemos definir los tipos de líneas.

Pero no podemos concluir, a partir de eso, que tal línea sea buena y tal otra mala.

No podemos decir que las líneas de fuga sean necesariamente creadoras, o que los espacios lisos sean mejores que los segmentados o los estriados: tal y como ha mostrado Virilio, el submarino nuclear ha reconstruido un espacio liso al servicio de la guerra y el terror.

En una cartografía sólo podemos marcar caminos y movimientos, con sus coeficientes de fortuna y de peligro.

Llamamos “esquizo–análisis” a este análisis de las líneas, de los espacios, de los devenires.

Parece algo al mismo tiempo muy cercano y muy diferente a los problemas históricos”.

………..

“Las manadas, las bandas, son grupos de tipo rizoma, por oposición al tipo arborescente que se concentra en órganos de poder.

Por eso las bandas en general, incluso las de bandidaje, o las de mundanidad, son metamorfosis de una maquina de guerra, que difiere formalmente de cualquier aparato de Estado, o algo equivalente, que por el contrario, estructura las sociedades centralizadas.

Por supuesto, no se dirá que la disciplina es lo propio de la maquina de guerra; la disciplina deviene de la característica exigida por los ejércitos cuando el Estado se apodera de ellos; la maquina de guerra responde a otras reglas, que nosotros no decimos que sean mejores, pero animan una indisciplina fundamental del guerrero, una puesta en juicio de la jerarquía, un perpetuo chantaje al abandono y la traición, un sentido de honor muy susceptible, y que impide, una vez mas, la formación del Estado.

http://www.scribd.com/doc/23198870/Guattari-y-Deleuze-Tratado-de-nomadologia-la-maquina-de-guerra

1 comentario:

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel