miércoles, 30 de marzo de 2011

30M, ¿Cómo se organiza una Insurrección?


Cuando empecé este blog, allá por fines del 2006, comienzos del 2007, el 30 de Marzo de 1982 era una efemérides Tabú.

El Constructo “Pacto Sindical-Militar”, viga maestra de la “Republica Recuperada”, era insostenible con su simple mención.

Porque ponía en cuestión las actitudes de muchos de los Beneficiarios de la Democracia post 10/12/83; durante el Proceso.

Los “Fiscales Éticos” del último ¼ de siglo perderían su Autoridad; y por lo tanto, más que Profetas Desarmados, serian considerados Farabutes Fabuladores.

Pero lo interesante no es que en la Argentina recordemos la Jornada, que no es más que la culminación de una larga evolución que comenzó ANTES del 24 de Marzo, como bien señalo Walsh en 1976/77.

Esta siendo estudiada en el Primer Mundo en Crisis; por tirios y troyanos, como Modelo de Resistencia y Contraofensiva, frente a Administraciones decididas a Socializar las Perdidas del Mercado a cualquier costo.

Los pedidos de audiencia de las Embajadas Americana y Británica, acompañadas por los Representantes de la fracción Sindical del Partido Demócrata, y el Secretario General del TUC; toman otro cariz.

La insistencia del Vaticano, para que el Secretario de la CGT acompañara a las Presidentas de Chile y Argentina, en el acto de Recuerdo de Samore; ídem.

En el Potomac, el Thames, y el Tíber; tienen la saludable costumbre de pensar en Contingencias a mediano y largo plazo.

Cuando la apuesta sobre la mesa son las Conquistas Laborales del último siglo; los contendientes serios analizan hasta la más minima brizna de información disponible.

Y la historia del MOO argentino no es precisamente una brizna; son más de 140 años de flujos y reflujos, muchas veces en contracorriente de las situaciones objetivas nacionales e internacionales.

Muchos se ilusionan estos días con la nueva Primavera de los Pueblos, como si fuera un nuevo 1968 o 1830; cuando, en mi personalísima apreciación, más bien vamos hacia un Invierno de los Pueblos; como en la década de 1970, o los periodos 1920/30 y 1848.

No es un problema de mala onda porque soy un amargo, es lo que hay, estamos frente a un derrumbe sistémico asociado a una bancarrota ideológica.

Los Corpus Ideológicos son incapaces, ya no de Predecir, sino de Preveer las consecuencias del Devenir de los Sucesos.

El obstáculo epistemológico es evidente, por más que se lo quiera disimular por el frenesí de las altisonantes declaraciones.

El Flogisto no ha muerto, es la traducción literal de quienes se niegan a asumir la Incertidumbre presente.

Los que asumimos la Vida como Lucha por la Supervivencia, sabemos que la ley de Lomonósov-Lavoisier es un muro demasiado espeso como para ignorarlo olímpicamente.

No queda otra que vivir peligrosamente, y no es por que se disfrute del peligro, sino porque es EL costo fundamental de vivir; y aprender en el proceso, lo que implica un Revisionismo despiadado.

Como sucedió con Lavoisier y Lomonósov.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

"Muchos se ilusionan estos días con la nueva Primavera de los Pueblos, como si fuera un nuevo 1968 o 1830; cuando, en mi personalísima apreciación, más bien vamos hacia un Invierno de los Pueblos; como en la década de 1970, o los periodos 1920/30 y 1848."

Muy amablemente, disiento con usted, Manolo. Lo que viene no se parece a nada de lo anterior, aunque sí queda claro que lo que viene es un invierno. Al estallido económico en curso debe sumársele una declinación acelerada, histérica, del Imperio, una crisis energética terminal (fin del petróleo barato, ergo, fin del crédito, ergo, fin del neoliberalismo) más un cambio climático global que está produciendo cambios importantes (para abajo) en la productividad agrícola. En síntesis, un rocanrol global de proporciones. A mí me suena que se viene más bien una nueva Edad Media, con Internet si quiere, pero Edad Media al fin.

No hay experiencia previa de algo así.

Saludos,

Astroboy

Andrés dijo...

Buenas Manolo,

Me sorprende tu insistencia en desestimar el pacto Militar-Sindical. Hubo muchos acercamientos entre algunos de los sectores más pesados del sindicalismo y la Triple A antes del golpe, no veo la conveniencia de ignorar ese hecho (Villa Constitución 1975 es el más emblemático).

El 30/03/1982 hubo una manifestación multitudinaria contra el gobierno militar, pero eso no invalida que, ante los probables denuncias por la guerra sucia y ante una fuerte tutela militar a las intituciones por recuperar, una buena parte del sindicalismo quisiera negociar con los milicos amnistía por gobernabilidad.

Tan difícil es ver eso? No veo que apliques un "revisionismo despiadado" a este tema.

Si al menos viese un estudio sobre el perfil de los delegados y dirigentes sindicales desaparecidos, pero no encuentro nada como para creer que el Proceso atacó a burócratas y contestatarios por igual.

Saludos,

Andrés

Anónimo dijo...

Buenas y santas.

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1982/01/23/004.html

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_7663000/7663741.stm

http://www.gapminder.org/videos/200-years-that-changed-the-world-bbc/

“En el juicio práctico de la conciencia, que impone a la persona la obligación de realizar un determinado acto, se manifiesta el vínculo de la libertad con la verdad” Juan Pablo II, Enc. “Veritatis splendor, 62-64

Fernando dijo...

Concuerdo con Astroboy.

Van dos links:

Less than 50 Years of Oil Left, HSBC Warns

On Food Riots, Peak Oil and Military Force

tiovik dijo...

...manolo, capaz que le saca jugo a esto:
http://www.informationisbeautiful.net/visualizations/the-billion-dollar-gram/ .
Se acuerda lo que decia de los agujeros negros, imagine tratar de taponar el bonito cuadrado ocre de abajo a la izquierda...

El Canilla dijo...

Manolo, independientemente de que nos cagaron a palos el 30 de marzo del 82 en la plaza, me parece arriesgado pensar que el pacto militar-sindical no haya sido al menos la intención de algunos dirigentes que en su momento se atornillaron a las sillas. Es la gran contradicción del sindicalismo argentino, dicho esto con el mayor de los respetos, amigo.