martes, 9 de diciembre de 2014

Carrio descifrada, mientras esperamos las refutaciones de Abel.

Continuará. Vaya si continuará. Hacer clic aquí.



La Argentina ha sido y es su educación.

Nuestra educación como paideia (término griego que es a la vez educación, civilización, cultura y belleza).

Lo que pretende el PJ -que para mí es el menemismo-kirchnerismo porque hubo una evolución en términos culturales que no puede escindirse- es arrasar con una cultura.

Hay un proyecto político y cultural muy claro en los últimos 25 años: arrasar con la paideia, para que los hombres de puro poder dominen como esclavos a los entretenidos del espectáculo, de las risas, de las burlas y del ascenso social con la prostitución, el narcotráfico y la corrupción.

El proyecto es darle el golpe final a nuestra paideia.

El intento golpista es más que golpista, el objetivo de los últimos 25 años fue arrebatarnos la cultura y está a punto de ser concretado.

Por eso hay que defender la cultura.

La batalla es cultural



¿Locura?, pude ser, pero es con “Método”.

Desde los Pitagóricos hasta Kant, pasando por el inevitable Chevalier Seigneur du Perron, hacer clic aquí.

Se considero a la Geometría como la herramienta que afilaba la navaja de la Lógica, en la búsqueda de la Verdad.  

Con la irrupción de las No euclidianas se demostró que coexisten “Verdaderos” aunque sean contradictorios.

Ya que dependen de los “Axiomas” de partida.

En síntesis; Lilita y sus corifeos no están, Etiológicamente hablando, dementes ni locos; solo parten de Axiomas que no son compartidos.

Ya que suelen considerar, naturalmente, al peronismo y su Weltanschauung como un cáncer o deformidad antinatural; que subvierte el llamado “Orden Natural de la Cosas”.

Para  no cargosearlos con bibliografía que hace décadas nadie consulta por placer, tenemos a mano Wikipedia.



“El ideal de paideia estaba dado por la estructura específica de la polis griega, en que una casta relativamente reducida de ciudadanos, exentos de las necesidades manuales con la excepción de la guerra, dedicaban su vida a la participación en los asuntos cívicos.

El dominio cuidado de la lengua griega distinguía a los locales de los forasteros e inmigrantes; la expresión oral, cuidadosamente elaborada, respondía la obligación de mostrarse como un individuo refinado en el ágora, donde las habilidades persuasivas resultaban cruciales.

Las ciencias puras indicaban una disposición de ánimo objetiva y poco concernida con los asuntos mundanos, una cualidad deseable en un potencial legislador.

Las proezas gimnásticas confirmaban el dominio de sí y el carácter viril —también garantizado por el comportamiento en combate— que completaban el perfil aristocrático.

La noción de paideia se transmitió, a través sobre todo de los filósofos estoicos a la cultura romana, donde se tradujo habitualmente como humanitas, de donde proviene la designación de "humanidades" para los estudios vinculados a la cultura y el movimiento ideológico, filosófico, pedagógico y cultural conocido como Humanismo que caracterizó el Renacimiento grecolatino en Europa.

La noción se rescató reiteradamente a lo largo de la historia occidental por parte de movimientos aristocratizantes que oponían una concepción global de la formación humana al énfasis en las habilidades prácticas; un movimiento de este tipo inspiró a Pierre de Coubertin a reinstaurar la tradición de los juegos olímpicos”.




La “amenaza” al Ideal de la Paideia, por las masas del proletariado interno, fue descripto por Toynbee en su Estudio de la Historia.



“La Vulgarización y barbarización dentro de las ideas históricas de Arnold J. Toynbee, son procesos homólogos que tienden a liquidar espiritualmente a las minorías dominantes.

Pérdida de inspiración.

La minoría dominante, esto es, la fracción de una civilización en desintegración que continúa al mando, pierde su moral, como consecuencia del quiebre del legado y tradición espiritual propio de la civilización.

Por tanto, parte a buscar su inspiración en fuentes extrañas a la civilización.

Cuando ésta fuente es una civilización extranjera, se trata de barbarización, mientras que cuando la inspiración es el propio proletariado interno, es vulgarización.

La diferencia es meramente conceptual, porque la vulgarización y barbarización tienen en común el abandono de la tradición de la civilización por parte de sus desmoralizados dirigentes.

Asimilación.

En el arte, este proceso se ve en el abandono de las manifestaciones artísticas propias de la civilización en su época de esplendor, para ser reemplazadas por un arte propio de otras civilizaciones, como por ejemplo la introducción del fasto oriental en las postrimerías del Imperio romano, o la búsqueda de inspiración en el arte africano y la música africana en el mundo occidental.

En las maneras y costumbres, se ve en la asimilación de aquellas propias del populacho.

En el Imperio romano puede verse esto en la figura de Cómodo, quien se "rebajaba" a luchar en la arena como un gladiador, y entre los europeos occidentales, en la adopción de costumbres indígenas americanas como el consumo de tabaco.

En la religión, esto se ve en la asimilación de religiones extranjeras y del bajo pueblo, en desprecio de los antiguos dioses propios de la civilización.

En el Imperio romano ello es visible en la adopción del cristianismo de inspiración no helénica, sino siríaca, primero por el pueblo romano, y después por la élite, en desprecio de la religión tradicional de los dioses olímpicos.

En el mundo moderno, por la infiltración de cultos y credos religiosos de inspiración indostánica o arábiga”.


La “Vulgarización” es tan corrosiva para la autoestima de las Minorías o Elites, que se ha convertido en sinónimo despectivo de la llamada “Divulgación Científica”.

Ya que al “descifrar” los “secretos del Conocimiento”, poniéndolos a disposición del “Vulgo”, se los está “expropiando” a los Sacerdotes de la Intelligentsia.

En fin, La batalla es cultural no es ningún desvarió de una alienada.

Sino el grito desgarrador de la Republica, sometida y penetrada por la Hegemonía muda.

Sensación compartida por los mas lucidos del Establishment; que día sí, día no, publican sus columnas de Análisis y Opinión en la Tribuna de Doctrina del General Bartolo.



3 comentarios:

Alfre dijo...

Todo lindo, siempre y cuando a la "hegemonía muda", la "desmoralizada elite" no le haga lo mismo que le hizo Kate Winslet a Dicaprio en Titanic...

ayjblog dijo...

mmm, Manolo, le falta algo en el analisis.
Ud parte de una dicotomia, pero, le falta la mayoria silenciosa de Dickie, que es la que da vuelta las elecciones aca

Abel B. dijo...

Manolo, este es uno de tus posteos que es claro y comprensible, hasta para los pibes de barrio como yo.

Pero... al contrario, tal vez, de Alfre y el común amigo Ayj, yo considero que ese discurso de Lilita expresa a un sector vocal, visible, pero muy pequeño de nuestra sociedad. Los Aguinis...

La "inteligentsia" liberal, que es minoritaria aún comparada con la "inteligentsia" de izquierda.

Y que, por supuesto, no ganan una elección en La Matanza, ni siquiera en Recoleta (En Puerto Madero directamente no existen).

Carrió ocupa espacio como el anti K, cuando se le da. Cuando no, tiene menos del 2 % de los votos.

Abrazo