jueves, 3 de diciembre de 2015

Carrio y la Reducción a la Servidumbre de las chusmas desacatadas, como refundación de la Republica.

"Creo que sólo las clases productivas y prosperas van a sacar a los pobres de la pobreza y este es el compromiso moral de las clases medias argentinas.

Somos nosotros los que tenemos que liberar a los pobres y no ellos liberarse, porque ellos están esclavos del uso político"


Hay Amigos y Compañeros que siguen insistiendo con “enamorar” a los Sectores medios, sin siquiera molestarse por analizar los últimos 32 años; y mucho menos prestar atención a los desagregados de las últimas elecciones.

Están en la misma situación de las progresías radicales, socialistas y de izquierda del 45.

Obnubilados por las propias consignas pequeñoburguesas, que regresan como un bumerán, no toman conciencia que hemos entrado en una fase que implica la Guerra Social.

Declarada por el sacerdocio de la Republica, hijos y nietos de la Libertadora, que expresa el otro yo del Dr. Merengue de esas mismas clases.

Una anomia fronteriza con la esquizofrenia del tradicional “No te quiero pero te necesito”.

En las calles, y no en Twitter, los más fervientes aladies de Cambiemos de principios de este año, ya no quieren hablar de política; prefieren el futbol, el sexo y la Guerra de Siria.

Solo cuando, obligadamente, toca hablar de la situación económica saltan, pero en su agresividad auto justificatoria apestan a pánico.

Y si uno, en lugar de responder airado, les concede que ahora que ganaron solo depende de ellos; en machismos casos el tufo pasa a la angustiosa duda.

“¿Y Uds., no van a hacer nada?” 

En ese “Uds.” y “hacer” esta la trampa de la apuesta electoral; jugar con fuego y que vengan al rescate de sus propias acciones los “apaga incendieos”, a los que querían presos o fusilados.

Cuando se les explica que primero está la defensa de las Conquistas Sociales amenazadas de conculcación derogatoria, ponen sobre la mesa que ellos también SON trabajadores.

“…sabía que tenía que entregar y arriesgar, quedarme sin trabajo y sin obra social, y lo hice confiando en Dios”.

Ese tartufismo explicitado en aplausos y vítores cuando los surten a los otros, pero que se convierte en reclamo aullante de solidaridad cuando les toca a ellas, es una cuestión de la que se debe estar atento para no volver en los errores habituales de la carnudez política.

“Que cada hortelano se dedique a su propio huerto”, consigna ajena que hay que convertir en bumerán.

“Es tu problema, estamos ocupados con los nuestros, que vos y los tuyos nos generaron y/o agravaron por el barretina de ser “superiores”.

Cuando los resolvamos, a nuestra satisfacción, recién nos pondremos a considerar los ajenos”

6 comentarios:

Daniel dijo...

Excelente.

El 4161 dijo...

Donde dice "carnudez política" ¿quiere decir "cornudez política"?

A los sectores medios no hay que buscar "enamorarlos". Y mucho menos a todos los sectores medios, ya que son muchos y muy heterógeones en composición, origen, cultura, etc.

A los sectores medios, hay que intentar despabilarlos. Nadie puede realizarse si la comunidad no se realiza. Eso duele, eso cuesta, eso es dar para recibir, y no lo contrario. En fin...

Creo que la política del "enamoramiento" quedó demostrado que no ha servido, en términos masivos al menos. Tuvieron autos 0km., tuvieron aires acondicionados, plasmas, tablet y smartphones, turismo externo, subsidios luz, gas, transporte, etc. y con lo que ahorraban también querían dolares, dolares, dolares.

Claro que algunas de esas cosas no sólo se hicieron para "enamorar" a los sectores medios, sino para que siguiera girando la rueda del consumo y del laburo. Es complejo el asunto. Habrá que meditar mucho sobre qué y cómo hacer en nuestro próximo turno, y también dependerá de lo que quede en pie.

El 4161 dijo...

Acabo de leer su reportaje en APU. Coincido con ud. en que los votos no son de nadie. Con que hay que ir a una interna con la mayor amplitud posible. Sobre este último punto creo que hay una condición previa necesaria, abrir la afiliación en una campaña masiva que tendría que empezar ya.
Si decimos que podría participar Julio Bárbaro o Sergio Massa no sería entendible que no pudiera participar, aunque más no sea votando, Betty la peluquera (que quizás hasta ahora no haya hecho nada, que siempre es mejor que haber hecho daño.¿no?

Daniel dijo...

Manolo, entiendo perfectamente el sentido de lo que escribiste, y comparto
te agrego que esos sectores medios priorizaron consumos simbolicos y culturales y buscaron otro proveedor

pero aún así,
vos no formas parte de los sectores medios?

Nando Bonatto dijo...

Esos vagos y malentretenidos, esa chusma orillera,eso grasitas descamisados, esos negro choripaneros....gente mal arreada que tiene que ponerse en vereda a como de lugar

Tranquera Abierta: No me sigan, yo tambien estoy perdido. dijo...

los trabajadores (más allá de su clase europea) barriales
quieren su casa, sus vacaciones, su auto, sus hijos en la universidad;
y luego, que sus hijos tengan lo mismo; y que sus nietos lo mismo;
y si se puede, que sus hijos y nietos sena trabajadores autónomos;
a esto, ustedes llaman clase media;
nosotros le decimos providencia o vivir bien...
luego de 70 años, Juan Domingo Perón logró esto.

Saludos Manolo.