lunes, 2 de septiembre de 2013

Feudales y Mazorca, elites provincianas y SUS comprovincianos, en los conurbanos argentinos.



Cientos de miles, ¿millones?, de migrantes internos por múltiples razones; desde lo económico a lo político, dejaron sus terruños para instalarse en los “basureros” sociales en los últimos 40 años.

No solo hablamos del GBA, que al fin de cuentas es el CEAMSE de la Republica desigual.

Córdoba, Tucumán y Mendoza para el NOA; Santa Fe-Paraná y Rosario para el NEA; tienen también enormes comunidades, que suelen ser indistinguibles de los “boliguayos” para SUS elites, de Plazas y Clubes Sociales “only Doctores y sus Señoras esposas”.

Si marcamos en los mapas de los 6 aglomerados anteriores, las “asociaciones” DE provincianos y PARA provincianos; de peñas culturales a oratorios de “religiosidad popular”.

Notaríamos un quiebre de “Clase” entre los “céntricos”, cercanos a las Universidades; y los “periféricos” en Asentamientos, Villas y Barrios.

La “proeza” de Menem, no hacerle “asco” a la empanada y el vino o al “abuso de familiaridad”, contrasta con la “asepsia” incomoda de los de la Sota, los Binner, los Macri, los Urribarri et al. en los locales partidarios suburbanos.

Pero no solo en el GBA; sucede lo mismo con el resto de los “gobernas”; en Tucumán, Mendoza, Córdoba, Santa Fe-Paraná y Rosario.

Henchidos de jujeños, salteños, catamarqueños, santiagueños, riojanos, sanjuaninos, puntanos, misioneros, formoseños, chaqueños, correntinos, etc.

Como suelen decir las elites de los países limítrofes, inclusive los igualitarios Orientales, los “humildes” coterráneos se “infectan” de la arrogancia “porteña”.

Cualquiera” te sostiene la mirada y te levanta el tono de voz, “olvidando” el “lugar que les corresponde” en el Orden Natural de las Cosas.

En “lenguaje de monaguillo”, que es el hit del momento, sobran Aguer y faltan Bergoglio.

O, por lo menos, que no sea evidente el “disgusto” cuando se cumple el rito de “lavar los pies”.

Esa “diferencia” entre las “perradas” provinciales y las “mazorqueras”, pone los pelos de punta a “operadores” de toda laya y edad, fue magistralmente plasmada en el ensayo “¿Y a mí, qué mierda me importa?”.

Que el Escriba sintetiza en un post de Artepolítica.

Você sabe com quem está falando?” y la contrasta con la expresión porteña “¿Quién se CREE que soy yo?”.

En el primer caso, se refuerza la autoridad del “superior”.

Y en la segunda, que suele ser retrucada con un “¿Y a mí qué me importa?” o un aún más bello “¿Y a mí qué mierda me importa?”, la idea de desigualdad de arranque queda echa pelota.

Existe, claro, pero de otra forma.

O’Donnell destaca cómo el carioca “superior” se dirige al “inferior” con un “você” y el porteño se dirige a un “igual”, a un “interlocutor” con un “usted”.

De lo contrario, señala el politólogo, surge el “¿y a vos quién te dio permiso para tutearme?”.

Ahí nomás pasa a una pintura de los mozos, taxistas y empleados de comercios en Río. “…sirven bien.

Solícitos, simpáticos -por si hiciera falta, que no hace- ellos mismos colocan la distancia social existente”.

“En Buenos Aires, sus equivalentes suelen hacer una serie de gestos, aproximaciones y omisiones para lograr algo tal vez antipático (pero que francamente me parece preferible): dejar en claro que no están sirviendo, están trabajando.

Quien trabaja no necesita ser obsequioso, basta que cumpla con lo que entiende es su trabajo (por ejemplo, retirar y colocar platos y fuentes de la mesa en un restaurante, o llevarnos a tal dirección).

En todo caso, si va a haber alguna intimidad, suele ser iniciada por quien comienza por marcar su condición de trabajador, típicamente, el nada infrecuente tuteo con aquellos que tratan a quien en ese momento no está trabajando sino comiendo, viajando en un taxi o comprando algo”.



Son Feudales, no por menospreciar como “Serviles” a sus votantes; sino por que no “comprenden” que la “perrada” militante no “sirve” como “mandato social”; sino que “trabaja” para lograr que los “Pares” “acompañen” en la “Conquista del Poder”.

Ocurre una inundación que causa una crisis económica en Buenos Aires. 
La crisis se manifiesta en una falta de vacas para el consumo.
Al fin el gobierno “provee gentilmente” cincuenta novillos gordos para ayudar a aliviar la falta de res en la ciudad.
Echeverría pasa a narrar como sucede el día en el matadero: la violencia del acto de matar a los novillos, el descubrimiento de que uno de estos es un toro viejo, el escape de dicho toro y su persecución por los campos vecinos, y finalmente, el asesinato de un joven unitario que simplemente pasaba por la zona.

Mazorqueros, en el mas estricto sentido de “asco social” que le dio Echeverría, es como nos ven los “jóvenes cultos”, los “Doctores y sus Señoras esposas”; aporteñados y porteños.

Ellos “ejercen” el ”voto estratégico”, nosotros somos “esclavos del clientelismo”; a pesar de toda evidencia en contrario.

Ellos son la “Política, el Programa y la Ideología”, nosotros “la Transa, el Toma y Daca”, hacer clic aquí.

Ellos son la “Republica o la Revolución”, nosotros la “Demagogia o el Bonapartismo”.

Ellos son los “Idóneos o los Esclarecidos”, nosotros “¿Y a mí, qué mierda me importa?”.


"Al fin y al cabo, mi voto vale tanto como el tuyo, y soy yo quien te encumbra o te voltea". 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Se supo: el Circulo Rojo es el Culo de Manolo
casi casi la bandera de Japón. Sergio Robles

Bistiarj dijo...

Manolo, ¿podés configurar el feed de tu blog para que se vean completos los post de tu blog mediante un lector de noticias? Sino se leen sólo las primeras lineas y tengo que entrar a tu blog para leer el resto, el problema es que estoy en el trabajo y no puedo hacerlo mucho, y se solucionaría si configurás para que los rss o atom se vean completos. Gracias

guido dijo...

¿En serio cree, Manolo, que existe esa diferencia entre las "perradas mazorqueras" y las "perradas provinciales?¿En serio cree que los "doctores y señores" del GBA (único lugar del país con semejante desarrollo de barrios privados rodeados de empalizadas ante el malón) no asisten a lugares exclusivos para las élites?¿En serio no le hace un poco de ruido hablar del resto del país en términos que usted atribuye a los "esclarecidos"?

Posta, ¿en serio?

Anónimo dijo...

cual es el señor feudal de santa fe ?

Udi dijo...

Se equivoca,Manolo. En Brasil, prodigios de la democracia y la misturación racial, los hoteles y restaurantes están llenos de blancos y negros,por igual.
Los blancos sentados a la mesa, y los negros llevándoles la comida...y todos están felices.
Afuera, hay unos cuántos blancos cuestionando el sistema, con carteles y pancartas a favor de redistribuir la riqueza...y un montón de negros que se encargan de llevarlo a la práctica, aligerando de patrimonio a los blancos que salen del restaurante en beneficio de sí mismos.
Salute, es el capitalismo.

Anónimo dijo...

¿Un vago resentimiento de nuestro Nostradamus de cabotaje?