miércoles, 30 de enero de 2008

¿Dónde están los votos del Progresismo realmente existente?

A pesar del elogio de la Dra. Carrio sobre la “Decisión Peronista”, lo que nos diferencia del resto, en realidad es la “ejecución”.

A ver si puedo ser más claro.

Todos queremos cambiar la Realidad, aun en USA, donde los temas del terrorismo e Irak pasaron a 2ª plano.

Ayer, en CNN es español, la principal preocupación era la inseguridad económica.

El temor ya sobrepaso la barrera de, si pierdo mi trabajo consigo otro donde pagan menos.

La sensación es que ni siquiera voy a poder conseguirlo.

Los equipos de campaña, trabajan a todo vapor para generar confianza en sus candidatos.

La palabra Justicia Social fue pronunciada por un periodista en una entrevista.

Hay un temor latente, los votantes pueden ser seducidos por los discursos populistas.

O, aun peor, que los candidatos con claros antecedentes populistas rompan el bipartidismo.

Entonces; no son suficientes ni la Decisión, ni los Proyectos, se necesita ejecución.

Y para ejecutar, necesitas ejecutantes, que puedan operar en la circunstancia.

Con los amigos de la Barbarie, Mendieta y Lucas Carrasco; venimos charlando sobre la “Herramienta Electoral”.

Una aclaración fundamental; a diferencia de los compatriotas de otras tradiciones, el PARTIDO no es continente sino contenido.

Al igual que los sindicatos y el resto de las otras Orgas, están sumergidos en el Movimiento.

Nadie le puede negar la pertenecía al colorado Ramos, aunque nunca estuvo afiliado.

Los Sapag han dejado de estar unidos “administrativamente” hace 50 años, pero se los considera tropa propia.

Para que el Movimiento siga andando, hay que crecer en votos.

A pesar de 4 años de crecimiento a tasas chinas, el 45% del 75% de los habilitados, parece pobre.

Veamos los datos

Fernández de Kirchner 8.651.066 45,29

Carrió - Giustiniani 4.401.981 23,04

Lavagna - Morales 3.229.648 16,91

Rodriguez Saá - Maya 1.458.955 7,64

Solanas – Cadelli 301.265 1,58

López Murphy - Bullrich 273.015 1,43

Sobisch - Asís 268.255 1,40

Mirando los números, la primera pregunta es, ¿donde están los votos progre?

Quizás, se encuentren entre los que no fueron a votar, tuvimos una abstención muy alta.

Pero la experiencia histórica nos indica que no son favorables al peronismo, y hay dudas que lo sean para NK o CFK.

Con toda esta información, ¿que hacemos?

-Seguimos insistiendo con los Proyectos llave en mano, bajados sin discusión.

-Nos quedamos acurrucados, esperando que el Futuro nos alcance.

-Revitalizamos el Movimientismo, discutiendo todo lo que se deba discutir, para generar nuevas estrategias que resuelvan los problemas que se avizoran.

PD Terminando el post, sale en CNN la noticia que los campesinos (¿chacareros?), marchan sobre la Ciudad de Méjico.

La entrada de granos subvencionados de USA puede provocar un estallido social.

27 comentarios:

Portuario dijo...

Una vez más (y van...)le dio al corazón. Un genio, Ud.
Una humilde preguntita: ¿sin tener ideas, proyectos, valores para bajar (para bajarnos, en realidad), de qué seremos profetas?
¿Existe el Movimiento sin ese combustible?
Abrazo Compañero !!

Lucas Carrasco dijo...

Compañero: se abstuvieron los progresistas? mmmm
Será verdad que faltaban voletas de Carrió? mmmm
Y si hubiesen ido para CFK?

En concreto: ud me define progresismo realmente existente como algo que no contenga a CFK y yo entonces le creo: no hay tal cosa, se abstienen (siguen el llamado del PCR?) o votan por Carrió y Solanas (sí, una parte sí)
Ojo, la polémica es apasionante, y le reconozco mucha solidez a sus argumentos. Y de última, no le quede duda, que estamos en el mismo bando, eh!
Saludos.

manolo dijo...

Portuario
Muchas gracias por sus palabras
Un abrazo

Lucas
Compañero, el post es una provocación, para mostrar los limites objetivos de la circunstancia. ;-P
Hay un proverbio jesuita sobre la prudencia, “llegar al borde sin desbarrancar”.
Todos los compañeros de otras tradiciones, capaces de cerrar filas, ya están adentro.
Los que no están, no van ha estar en ninguna circunstancia.
Por eso; cuando la cosa se ponga fea, y se va a poner muy fea, ¿Quiénes cree que se van a sumar?
¿La CC y el PRO?
Los Cumparreligionarios de Lavagna, lo pueden llegar a hacer, si llegamos a una situación como la del 2001.
El tema es no llegar a esa situación.
Los yanquis inventaron los planes de contingencia, donde se estudian todas las alternativas posibles.
Y las imposibles también, para que los ejecutores tengan una idea de que hacer.
La Conducción pro tempore, clausuro el debate, porque sabe que este trae realineamientos y criticas.
Genera proyectos alternativos a discutir, marca errores y señala correcciones.
Desde el punto de vista de la Mesa chica, K presidente del pejota, hace de Fernando VII.
El tapón de la botella de cerveza puesta al sol.
Hay que reasignar los recursos y dirigirlos donde corresponde, y ahí caen en la volteada los sectores medios y/o los grupos concentrados.
Atacar a cualquiera de ellos, significa quemar las naves de superar al Movimiento.
Ni siquiera se animan a reconocer que, objetivamente, el aumento de ABL es Progresivo Fiscalmente.
Parecen Victoria Ocampo; rechazando la oferta de Perón, en el 45, de implementar para la 1° elección el voto femenino.
No podían aceptar de un fascista, algo que venían reclamando desde hacia años.
¿Por qué quiero yo la normalización?
Por el agite inevitable, antes de que le coloquen el tapón.
Ya a Scioli le pararon las patas, y como en las generales ya nos contamos las costillas; la elección de congresales nacionales tiene que tomar en cuenta las “realidades”.
O, atenerse a las consecuencias.
Un abrazo

Rodrigo dijo...

Comentario sobre una parte del post:

Comparto la visión de que la performance electoral oficialista fue un tanto pobre -- aunque desde ya, suficiente -- si se considera el crecimiento económico y el punto de partida. La pregunta es por qué?

Me parece que la respuesta es, tal vez, más simple de lo que parece:

La candidata no era buena y el oficialismo anduvo cerca del piso de lo que podía sacar.

Por las dudas, aclaro lo que puede resultar obvio: "la candidata no era buena" debe leerse como "era una figura poco atractiva para atraer votos." (en pocas palabras, mucha verbalización y poca simpatía natural).

Saludos,

Rodrigo DR

Anónimo dijo...

Manolo lo que comenta portuario está en linea.
Espero que estos dias NK reflexione por que lo que observo es la reducción de su ´proyecto a una mera maquina de imponer relato.
Estos pasos son por un lado: planes de contingencia salidos de una úsina ya conocida: Manzano y Nosiglia, dos tipos muy experimentados en eso, pero creo que si bien son imprescindibles no van a alcanzar si la cosa se pone muy fea.
Por otro lado la correa de transmisión quedó reducida al pejotismo, tal vez por que con los demas no se puede contar y por otro lado por que estan templados para la lucha.
Pero el pejotismo no solo son los porotos de los lideres territoriales y sindicales.
Detras de esas siglas se esconde un ejercito de miles de compañeros que esperan el desagravio despues de años de soportar ofensas de parte de los transversales con la complacencia K.
Urgente hay que pensar en como ayudarlos a recomponer el poder simbólico en los barrios, fabricas, clubes, en las calles (para darse una idea como son las nuevas batallas ver "la caida del halcón negro). Es decir en todos los ámbitos.
Hay que pensar en lo simbólico, estos compañeros no se quebraron nunca y no se dejaron comprar por un kilo de arroz, un plan o un sueldo. Ojo a no ofenderlos otra vez con alguna propuesta indecente.
Hay que crear un ámbito de discusión, escucharlos, tenerlos en cuenta; es decir sentarlos a la mesa del poder.
Se aguantará tal descentralización el progresismo K?...
Omix

Anónimo dijo...

Manolo me olvidé de otra cosa, los planes de contingencia son una cosa y la teoría es otra.
Creo que NK confunde esta producción teórica con un equipo de campaña electoral, aunque esa campaña no cese el viernes anterior a las elecciones. Aunque continúe los 4 años del mandato.
La duración de la campaña la sabe, está de campaña permanente. Y lo hace por que es necesario.
El peronismo tiene que tener úsinas propias y no quedar preso de equipos electorales que convocan a algunos técnicos de prestigio internacional para reforzar las ideas que el jefe de campaña considera que son las adecuadas. Esto es lo que hay que hacer en campaña, pero el dia a dia del gobierno es para la militancia intelectual.
Tampoco puede ser que estos equipos de técnicos e intelectuales sean convocados solo para que justifiquen lo que NK y CFK ya hicieron, deben bancarse algunas veces que se les sugiera la rectificación del rumbo o la implementación de políticas que no son del paladar pingüino.
Omix

Gualterio dijo...

Tal vez la abstención electoral de los progresistas fue una especie de aprobación, tipo, no voto por Kirchner, pero no voto contra el/ella...

Como abstenerse en el congreso a votar una ley, permitiendo que de esa forma se apruebe

Hal dijo...

Es complicado seguir los rastros de los votantes progresistas si se parte de estereotipos y/o prejuicios para encontrarlos.
En principio, el progresismo no es una identidad política específica ni una comunidad homogénea. Se trata, más vale, de un conjunto que se distingue por ciertos valores y sentidos pero que no siempre coincide en representaciones y lecturas del momento. Por eso es que se pueden encontrar votantes progresistas acompañando a Kirchner, a Carrió, a Solanas o, incluso, a Lavagna. Vale decir que la imposibilidad para construir un relato común es un signo distintivo del progresismo vernáculo, que sólo pareció evanescerse durante el breve apogeo del FREPASO.

Anónimo dijo...

Creo recordar haber visto varios articulitos estos últimos meses sobre Carrió coqueteando con los radicales tipo Gil Lavedra e incluso Gerardo Morales... puede pasar algo en ese sentido?

Anónimo dijo...

Si, probablemente un noviazgo de verano.

galimatias dijo...

¿Y si resulta que el progresismo es pura charlataneria y a la hora de los bifes gira a la derecha?
algo asi como subir al caballo por la izquierda y bajar por la derecha

Hal dijo...

Eso te puede pasar tanto con un socialdemócrata tipo Felipe González como con un populista onda Menem. Ni hablar de la vía revolucionaria que empieza en Lenin y termina en Stalin o Pol Pot. ¿Desde qué lugar y con qué autoridad se puede cuestionar genéricamente al progresismo?

Anónimo dijo...

Hal sin ánimo de discutir al cohete, me pregunto si eso que decian de subir por izquierda y aterrizar en el poder por derecha no les pasó con chupete de la rua-cavallo.
Experiencia que supongo no quieren repetir y que quebró el intento del antiperonismo por darle el golpe de muerte.
El clivaje que llevó a la alianza fué peronismo - antiperonismo.
Progresismo en 1999 fue sinónimo de acabemos con la igniminia peronista.
El Frepaso no sedujo a ciertos sectores medios, fue el espíritu de los 60 y 70 invertido, utilizado por quienes ingresaron a las filas del movimiento para coparlo (entrismo y adyacentes).
Laintución del Pilo.

Es decir fue el instrumento político que produjo el marco teórico con el cual los sectores medios cubrieron su retirada, después de años de sentirse incómodos en un peronismo que por su desubicación ideológica y su elitismo no les respondía, volviendo a posturas anti de las que supieron separarse al momento de sumarse al peronismo

El posterior desencanto, ese que Uds achacan que fue producto del mal gobierno de la alianza, hubiese ocurrido igual.

El objeto del Frepaso se terminaba cumpliendo con su objetivo, retirarse del oprobioso peronismo y causarle el mayor daño posible quitándole el apoyo de ciertos sectores que entre otras cosas aportaban producción intelectual. Y quebrando la alianza de clases que había tejido el menemismo que podía ser utilizada para hacer política inversa a la que había aplicado el riojano.

Es decir que la función histórica del Frepaso fué devolver el clivaje Peronismo- antperonismo jugando de buena gana en el gorilismo.
Algunos volvieron al gorilismo de izquierda soft y otros al de derecha (te acordás que muchos de los muchachos de los 70 eran acerrimos simpatizantes de la derecha católica).
Bueno no es de extrañar que esos sectores de la derecha católica encuentren a alguien de su mimo palo y lo sigan...
Como en las advertencias de las peliculas: Cualquier coincidencia con el perfil de Lilita, es mera casualidad.
Omix (de Morón para pagar las deudas)

Gualterio dijo...

No creo que Chupeta haya subido por izquierda

La ALIANZA ganó prometiendo mantener el modelo de Menem, pero emprolijado, sin escandalos de corrupción ni vulgar ostentación de la riqueza.

Los 90 sin lo grasa de los 90

Anónimo dijo...

El progresismo entendió que la Alianza era su representación política.
Los progresistas subieron por izquierda, pero con uno que no era izquierda ni derecha, Chupete solo sabe de bonsai.
Después llamaron a la derecha económica.
Eso que ud dice emprolijar, Manolo lo llama higienizar el modelo.
Ve a Ud parece que piensa con los marcos de los conservadores, que se traducen aqui como gorilas.
Utiliza la asociación peronismo=corrupción
y la segunda peronismo=vulgaridad o chabacanería.
Expresan rechazo moral y estético.
Que relato pedorro y aburrido el de los neocon vernáculos.
Omix

Lic. Baleno dijo...

Alguna vez dije que los 90 merecian una discusion... la conformacion de la alianza tambien. Yo escuche (no me contaron) a popes del progresismo (hoy no kirchnerista ni a palos) hablo de cuadros dirigentes de primera linea decir: "Yo estoy muy contento con la formacion de la Alianza"·
A partir de ahi empece a desconfiar de los analisis que no me cierran (no digo necesariamente equivocados, cosa que con el diario del lunes todos podemos saber, solo que a mi no me cierran) aunque me los transmitiera el mismisimo Jhon Sunday desde el cielo.

Anónimo dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Gualterio dijo...

Precisamente, la creencia de que el peronismo es inherentemente corrupto y chabacano estuvo lo suficientemente extendida como para permitir que De la Rua le ganara a Duhalde-Ortega en el 99, prometiendo hacer lo mismo que Menem, pero sin Pizza con Champagne y sin María Julia saliendo en la tapa de Caras con un tapado de piel.

Hal dijo...

1. La Alianza no fue una formación progresista sino una coalición integrada y acompañada electoralmente por sectores que podrían ser caracterizados de tal modo, pero también por otros grupos e individuos de escaso o nulo vínculo con cualquier tipo de ideario progre. La disputa por quién hegemonizaba la coalición fue resuelta en una interna abierta donde los sectores progresistas terminaron siendo derrotados, y así se llegó a las presidenciales del 99 y a la posterior conformación del gobierno aliancista.
2. El único clivaje más o menos identificable por aquellos años tenía como actor determinante a Menem, no a Perón. Salvo que alguien proponga equiparar tanto la figura como la obra de uno y otro, no veo razón alguna para aducir que aquella coalición se movía según la lógica del clivaje peronismo/antiperonismo. De hecho, no fueron pocos los grupos sociales y personajes de reconocida tradición gorila que adhirieron fervorosamente al menemismo.
3. Los sectores medios no necesitaban de ninguna excusa para retirarse del pejotismo porque, del 83 para acá, siempre se jugaron por otras opciones. Asimismo, sólo una porción de la militancia frepasista integró u orilló el peronismo revolucionario en los 70 (la mayoría de los cuales hoy participa o se encuentra cercana al kirchnerismo) y ni el más optimista habría adjudicado a ese puñado de militantes una relevancia tal que amerite la construcción -desde vaya a saber uno que oscuro rincón del Poder- de un instrumento político para cubrir su retirada.
4. La alianza de clases sobre la que asentó el menemismo reunía a los dos extremos de la pirámide de ingresos, mal podía la coalición de frepasistas y radicales venir a romper dicha alianza dado que la base electoral de estos últimos eran las clases medias.
5. Hablar de “función histórica” implica suponer que la Historia tiene un sentido predeterminado. En ese caso, me gustaría conocer quién es el demiurgo que mueve los hilos.
6. No es cierto que el triunfo de la Alianza pueda explicarse por un deseo de menemismo prolijo. Las denuncias de corrupción empiezan casi con el propio gobierno de Menem y sólo hacen mella cuando la situación socio-económica comienza a mostrar las peores facetas del modelo vigente. En todo caso, el reclamo de mayor transparencia era concurrente con otros reclamos. Lamentablemente, hasta la crisis del 2001, eran muy pocos (Alfonsín, Terragno tal vez) los que asociaban -o se animaban a asociar en público- la Convertibilidad con el origen de los problemas.
7. Insisto, ¿desde qué lugar y con qué autoridad se puede cuestionar genéricamente al progresismo? ¿O la inequidad social, el desmantelamiento del Estado de Bienestar y la precarización de las condiciones de trabajo empezaron y terminaron con el FREPASO? Vamos, che, seamos serios.

nelson dijo...

Omix:
Al Frepaso se le puede achacar el oportunismo de realizar la alianza con los radicales y llegar rápidamente al poder y no construir seriamente una organización política (con lo que ya tenía) que lleva mucho tiempo y mucho esfuerzo.
Pero decir que su objetivo fue romper la alianza de clases forjada por "la comadreja de los llanos" me parece que no tiene sentido. Para qué? ¿Para cambiar la polìtica del riojano que le estaba devolviendo sus derechos al pueblo?

Gualterio dijo...

Che Manolo, que pensás de el "reamigamiento" de K y Lavagna?

No me lo veía venir

Anónimo dijo...

Disculpen la ignorancia (dijo JLBorges)pero nunca entendí eso de la alianza de clases menemista.

Ay los sectores medios que nunca asumen sus culpas y encuentran la justificación para no hacerse cargo de nada.

Asi que la alianza era entre una clase alta y la tradicional base de sustentación peronista: los obreros y empleados de menores ingresos.

Ahhhhh la clase media no participó de la fiesta, estuvo en contra, fue la resistencia.

Con el plan canje se compraron autos el albañil, el desempleado y Amalita Fortabat.

Los secos no tenían ni para ir a la costa y se fueron a Miami o a recorrer Europa.

Hal es cierto que si tu "universo simbolico de pertenencia" son los sectores medios no los vas a acusar de haber apoyado el neoliberalismo. Igualmente es una traición al pensamiento libre.

Seamos serios.

Omix
que se va a comprar ravioles y vuelve para contestar, si la patrona no lo manda a comprar lo que seguramente se va a olvidar de traer.

Gualterio dijo...

En el 95 Menem ganó en todas las provincias excepto la Capital Federal, y aunque ganó en Santa Fe perdio en Rosario.
Lo de los "grandes centros urbanos de clase media no votan al peronismo" pasaba hace 10 años como pasó en el 2007.
Eso no significa que no apoyaran al "neoliberalismo", y que no les gustara comprar autos 0 km o irse de vacaciones a cancún, simplemente no les gustaba la estética menemista. Todos pensaban que "hay convertivilidad para 60 años más" y que todo lo bueno de Menem era posible con otro gobierno menos corrupto.

El peronismo, en los 90, para ganar elecciones, se alió con la derecha liberal, con el 12% que Votó a Alsogaray en el 89 o el 10% que votó a Cavallo en el 99.
En el 95 Menem era candidato por el PJ y por la UCD

El mejor ejemplo de eso fue la elección a gobernador de Buenos Aires del 99
La Alianza con Meijide sacó más votos que el partido peronista con Ruckauf, pero ganó Ruckauf porque la UCEDE decidió apoyarlo en la provincia (300.000 votos más) y porque el partido de Cavallo (acción por la republica) decidió apoyar a Rucucu también (medio millón de votos más)


Ahí tenes un ejemplo perfecto de peronista típico de La Matanza o Berasategui votando mano a mano con los garcas de clase alta.

Anónimo dijo...

Hal vos decís: " la imposibilidad para construir un relato común es un signo distintivo del progresismo vernáculo, que sólo pareció evanescerse durante el breve apogeo del FREPASO."
Humildemente señalo que:
"El Frepaso no sedujo a ciertos sectores medios, fue el espíritu de los 60 y 70 invertido, utilizado por quienes ingresaron a las filas del movimiento para coparlo (entrismo y adyacentes)."
Creo que esta fué la impresión del Pilo Bordón que se rajó.

Es decir fue el instrumento político que produjo el marco teórico con el cual los setentistas de los sectores medios cubrieron su retirada.

A este Frepaso me refiero al de Chaho Alvarez (nostálgico del setentismo, pero comodamente sentado en la socialdemocracia) y cuya principal arma dirigida a este objetivo fue G. Fernandez Meijide.

El debilitamiento del Peronismo, identificándolo con el régimen corrupto, narrar el alejamiento definitivo de esa fuerza para formar un tercer movimiento conducido por ese sector iluminado reemplazó a otros relatos (entre ellos al entrista).
Ese fue el relato de buena parte del frepaso, que salvo su participación en las elecciones de 95 y del 97 no tuvo relevancia en la historia del pais, salvo la que le dan Ustedes que le dan al pito más de lo que el pito vale.

Con tachuela de candidato, encerrado en el pejota, "crítico " de Menem y su alianza politica con los neoliberales, "Progresismo en 1999, fué sinónimo de acabemos con la ignominia peronista."

Omix

Anónimo dijo...

Che Gualterio, lo de Ustedes es eso que digo de los transversales, Ustedes tienen el enemigo cambiado.
El enemigo de Uds es el obrero y el garca -al cual intimamente quisieran ser- en seguda instancia, solo cuando estos aparecen aliados a la negrada.

Omix
Che paren un poco, que acá me van a fajar si no voy a comprar.

Hal dijo...

Omix, puede que usted no haya entendido cuál era la alianza de clases que dio sustento al menemismo pero la evidencia respecto de que ésta estaba integrada -a grandes trazos- por pobres y ricos deja poco lugar para la controversia. Vea el mapa, cruce los datos por provincias, distritos, circuitos y mesas, compare con anteriores y posteriores elecciones, lea encuestas, estudios y análisis varios. Está todo ahí, viejo, con independencia de mi “universo simbólico de pertenencia”.
Por otra parte, es justo señalar que, así como algunos sectores medios disfrutaron de la fiesta, muchos otros integrantes de dichas clases contribuyeron a pagar esa fiesta con pérdida de empleos, precarización de las condiciones de trabajo o merma significativa de participación en la distribución del ingreso.
En definitiva, se podrá acusar a los clase media por desagradecidos pero lo cierto es que, en general, ni como beneficiarios ni como víctimas acompañaron al líder justicialista de aquellos años.
Respecto a su tesis del “rol histórico” del Frepaso, permítame marcarle algunos supuestos erróneos en los que basa:
1. Chacho Alvarez no tiene ni tuvo un pelo de setentista. De hecho, el tipo viene de la JP Lealtad y no de la Tendencia, y no va a encontrar ni ahora ni antes un discurso o un análisis del que pueda inferirse que Alvarez mira/miraba con nostalgia aquellos tiempos de pasada militancia.
2. Los votantes frepasistas provenían, mayoritariamente, de aquel electorado clase media progresista que acompañó al alfonsinismo en los primeros ochenta. En mucha, pero muchísima, menor medida pudo haber algo del voto peronista ligado a la renovación. Digamos, en resumidas cuentas, que las clases medias que acompañaron al peronismo en los 70 hacía rato que habían emprendido la retirada y no necesitaron esperar al Frepaso para eso.
3. La idea predominante entre la dirigencia progresista, más allá de los matices, era la de generar una alternativa al bipartidismo teniendo al Frente Amplio uruguayo, primero, y la Concertación chilena, luego, como referencias. No había demasiados signos, ahí, de una vocación movimientista.
4. La identificación entre pejotismo y corrupción fue la consecuencia lógica de un gobierno justicialista y corrupto. En este caso, la narrativa no hubiera tenido nada que hacer sin una base empírica en la que sustentarse.
5. Las críticas de Tachuela a Menem tenían bastante de oportunistas considerando que acompañó al riojano sin chistar en todas sus tropelías. Ese mismo Tachuela se presentó como candidato presidencial junto a Palito Ortega y llevando a Rucucu como candidato a gobernador bonaerense, en acuerdo con Domingo Cavallo y la UCEDE. No es serio pretender que un enfrentamiento con semejante armado resultara equivalente a una cruzada por acabar con la “ignominia peronista”, salvo que usted entienda que el peronismo se reduce a ese ignominioso armado.

Pensamiento libre dijo...

Usted tiene un optimismo a prueba de balas y decretos, ¿Quién le dijo que en la Argentina "hay" voto progre?