viernes, 18 de julio de 2008

Desconfiar del Compañero



¿Cuándo se ganan los campeonatos?".

Nosotros contestábamos cualquier cosa.

¡"No, boludos! Los campeonatos se ganan antes del torneo eligiendo a los jugadores"

El Feo Labruna a Merlo en 1975

Como es un post básicamente para no peronistas les aviso que el titulo no es una frase del General.

La frase la conocí en el programa de Fútbol de Víctor Hugo y Perfumo.

El invitado era Mostaza Merlo.

En cierto momento Víctor Hugo le pregunta a Mostaza por la histórica pelea con Daniel Pasarella.

Riéndose le responde que se lo tiene que preguntar a Perfumo, que era el que sufría las subidas de Daniel.

Como no poseo el arte del dialogo los voy a contar en primera persona.

En un equipo de fútbol profesional el Caudillo comparte responsabilidades con un segundo, uno es responsable de la defensa y el otro del ataque.

En el River del 75 JJ se encargaba del ataque, además de ser el bastonero del equipo, y Mostaza de los 6 del fondo.

Pasarella tenia un don excepcional para un defensor, “veía” los huecos en la defensa contraria.

Por eso llego a ser el defensor con más goles.

Pero entre los jugadores del fondo lo más valioso no es explotar las capacidades del Compañero, sino conocer sus defectos, desconfiando podes cubrir las posibles fallas.

Daban como ejemplo a los arqueros.

Si tu portero es como Gatti, que juega en toda el área, los zagueros se abren para darle panorama.

Cubriendo los laterales que es desde donde le pueden patear, o cerrando si lo superan.

La famosa salvada sobre la línea del central o el marcador de punta.

Si tu arquero es atajador, como Fillol, los costados están cubiertos.

Pero tenes que escalonar a los zagueros para que no le lleguen francos.

Como Mostaza “desconfiaba de Perfumo”, era “lento” o tiempista, se veía obligado a retroceder para cubrir la subida de Daniel.

Como él también tenia el mismo defecto, se perdía el control del ½ campo.

Contra la mayoría de los equipos se podía resolver, pero si tenías enfrente a Brindisi y Babington de Huracán; era mejor ni salir a la cancha.

El potencial de Daniel era tan grande, que el ideal para el equipo era tenerlo de marcador de punta.

Fillol atajador, cubría las subidas.

Ante la amenaza de pedir el pase, a Merlo se le ocurrió hablar con Comisso, que era puntero.

Bajo al medio campo y ayudaba a Mostaza.

Siendo puntero era rápido, y el 5 de River podía jugar retrasado.

Como los doble cinco escalonados de ahora.

Entonces Daniel subía a placer, porque las desconfianzas se compensaban.

Se debería pasar la filmacion de este programa en las escuelas de Dirigentes políticos.

Perón le dedico mucho tiempo y esfuerzo para enseñar las responsabilidades políticas de la Conducción y la militancia.

Hasta acuño como principio “el que avisa no es traidor”.

Que se da como sobreentendido entre nosotros, pero para los que son de otra tradición se la supone parte de las “perfidias” peronistas.

Cobos nunca dejo de ser radical, ni pretendió demostrar lo contrario.

Su ethos es demasiado formal, y no son lo suficientemente gritones en sus discrepancias, lo consideran de mal gusto.

Cuando se pelean, se sienten tan ofendidos que es muy difícil que se vuelva a amigar.

El Respetable Nabo al Vació, Senador Morales, se lo veía disfrutar obscenamente la situación.

Como una piruja de barrio, parecía gritar: “Vieron yo se los dije, es un sorete”

Me choco terriblemente, cualquier peronista lo hubiera aplaudido a rabiar, se estaba jugando por mi postura.

¿Morales tiene miedo que lo desbanque?

Están tan llenos de pequeñas mezquindades que quizás sea la razón de la actual dispersión de los compatriotas Radicales.

Para mi Cobos no traiciono, la Conducción tiene la Responsabilidad Política de colocarlo en una posición insostenible para un Compatriota Radical.

No se supo medir, no se “Desconfió del Compañero”, no se quiso reconocer sus limitaciones.

Si lo de anoche fue difícil, le espera una ordalía de aquí en adelante.

Ojo, no de los peronistas.

La Dra. Carrio actuara como una inquisidora evangelista; solo aceptara su penitencia publica si es expulsado de su lugar por el kirchnerismo.

Si no sucede esto volverá al sonsonete del pacto Duhalde Cobos.

Sus reuniones con dirigentes peronistas será el contragolpe mafioso, al autogolpe de los pingüinos.

Aquí he reconocido varias veces sus dotes políticas, pero también recalco sus sobreactuaciones cuando siente amenazada su posición como “Jefa de la Oposición”

Es mi manera de “Desconfiar de la Compañera” Lilita.

8 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

De acuerdo Manolo. Hoy escribì que Cleto será traidor pero avisó. Por ahí lo di vuelta pero la idea se entiende. Cleto avisó todo lo que pudo y con mucho tiempo. No apruebo lo que hizo pero era bastante lógico.

Ahora está parado en la nada mediática que lo convirtio en Mr Smith.

Un abrazo compañero

eduardo dijo...

Es cierta la actitud y juicio de la dra Carrió,acabo de leer en infobae.com,que ella juzga que el voto del ing. Cobos fue por conveniencia y no a conciencia...Es que a la muchas veces pitonisa de lo obvio,le han rodeado el rancho con la irrupción de Duhalde,Luis y sus socios rurales y la sombra del candidato en aprendizaje ,el ingeniero Macri.De allí lo que ud arguye ,la oposición está preocupada y en operaciones internas...

roni dijo...

"ya se van a dar cuenta... esperemoslos..." dijo hoy la hermosa Cristina en Resistencia, al inaugurar un AEROPUERTO INTERNACIONAL en Resistencia.
Recordé inmediatamente a Scioli, cuando se mandó no se cagadas y el Flaco lo mandó al freezer por unas temporadas.
Salvando las distancias, y descartando desde ya que el final de la historia vaya a ser similar, me parece que acá va a pasar lo mismo. Cobos al freezer definitivamente, y no va a poder hacer política, nada de nada, mientras sea el Vice. Como él dijo que pensaba serlo hasta el 2011, entonces sucederá esto que digo. Será un objeto de "culto" para la oposición, pero decorativo.
Si quiere hacer política, tendrá que renunciar.

Almafuerte dijo...

LUEGO DE UN DIA HISTORICO, paso por aquí, con acentos habilitados, para dejar mi impresión sobre lo sucedido. Aviso que es largo. Es bien político. Al que no le interese. Los saludo ahora! :P.

Coincido plenamente que para los que lo sufrimos como su fuese una final de fútbol, los momentos que precedieron a la decisión de Cobos se podrían haber cortado con un cuchillo. En mi opinión y sin maximizar creo que fue un momento histórico para el país y para el escenario político del mismo. Lejos estoy de caer en ese discurso de “la hegemonía K”, ya que ni la oposición ni muchos dentro del partido justicialista hicieron algo potable ni inteligente para saber captar los espacios que Kirschner dejaba a su marcha. Creo que éste último supo aprovecharlos, supo ver a Duahlde como ese hilo conductor que lo llevaría al poder, y así lo hizo. Nadie puede reprocharle su audacia o cintura política, como nadie puede negar sus errores, el miércoles pagados todos juntitos.
Lo que pasó con Cobos es ni más ni menos que la demostración de los errores políticos que cometió el oficialismo, y todo empezó creo yo desde la división del PJ.
No creo que se pueda salir airoso de una división del partido tradicional más importante en la historia argentina. Kirschner fue autor, o coautor mejor dicho, de ese hecho. Con la necesidad de un nuevo espacio político, con la necesidad de ganar consenso mediante la pluralidad de partidos, creyó en esta jugada como la clave de su éxito. Y lo logró, pero las consecuencias se están evidenciando ahora. Creo que nadie, con un dejo de sentido común, se imagina a Cobos postulándose a vice presidente bajo el 'PJ'... El FPV sirvió como excusa para éste último a llegar al poder, para afirmarse en un importante lugar, luego de una presidencia que asentó posiciones y dejaba ver una evidente afirmación del poder kirschnerista. A Cristina, le servía estéticamente para ganar el consenso entre esa gente que ve inocentemente la 'concertación y pluralidad política'; y así llegó a ser electa.

Un poco de historia...
Pensándolo bien, creo que fue una cuestión de etapas en los errores políticos... Murphy pierde 4 millones de votos en 4 años, políticamente imperdonable, políticamente muerto. Carrió no logra convencer a aquella gente que espera más que criticas y protestas, que espera un modelo de país, algo mas tangible o sustentable, algo que se banque con poder y decisión y no con una cruz en el cuello o con denuncias proclamas para una 'nueva moralidad'.
Creo que aquellos errores políticos en ese momento, retrotrayéndonos a las elecciones, pesaron mucho mas que los del oficialismo y éste, con el pueblo más popular y desprotegido a su favor, se mantiene en su poder, con todo el derecho y legitimidad que eso conlleva.

Ya en la presidencia, creo que Cristina subestimó a la clase media. No los supo incluir (lo que supo hacer Perón en algún momento, además de generarla). Luego de un mandato kirschnerista, supuesta o verdaderamente popular (dejemos esos criterios de lados), creo que ella debió moderar el discurso hacia los más desprotegidos (nunca abandonar, si alguno de nosotros estaría en ese nivel social, quizá entenderíamos lo que es escuchar a un presidente que al menos, desde una palabra, no se olvida de nosotros), y dirigirlo más a la bendita clase media. Cuánto que hablar de ella. Cada vez se afirma más y toma, de manera oportunista y no continua o por convicción (qué gran y olvidada palabra), una posición más crítica y política. Y en el marco de este conflicto, nada pudo ser mejor para que tomen partido. Estoy seguro que si la presidenta sabía dirigir políticas más claras y discursos menos severos para estos sectores, el apoyo a un sector (porque en definitiva es el apoyo entre clases medias-medias-altas) no hubiera sido tan masivo. El oficialismo no supo darle a una gran parte de la población aquellas medidas 'políticamente correctas' tan aplaudidas (y luego sufridas,otro tema), no supo canalizar con una solución tangible y rápida los cuestionamientos en materia de corrupción, sea la valija, sea el INDEC, etc.
No hubieran tenido la repercusión y magnitud que llegó a tener su reclamo y que propasó de manera rotunda al gobierno y sus voces. Los economistas, políticos y periodistas opositores (quizá actores clave en este conflicto) supieron ganar espacio y aprovecharse de estos errores, y les pasaron factura.
Con respecto a la ruptura del PJ, el kirschnerismo traicionó a muchos históricos del partido. Les quitó el apoyo a quienes se mantuvieron cerca de Duahlde, o a quienes no aceptaron la concertación o pluralidad que se proponía; apoyo que en las elecciones de sus provincias o sus ciudades, se vieron reflejadas en derrotas. Esto fue y es una herida abierta que tienen muchos políticos peronistas. Y se reflejó en el voto de muchos de ellos, que por esto último lo hicieron pensando en intereses políticos y justamente en esa herida, y más que un voto en contra de las retenciones fue en cada caso un revés al amigo Kirschner. Y he aquí el meollo de la cuestión a mi entender. Acá se pusieron en juego términos como 'deber', 'convicción', 'ideología', 'unidad'... Todas ellas traicionadas por pasajes de factura, por intereses, que van desde un resarcimiento económico hasta la aval político de la oposición o Duhalde, personaje protagónico en la puja de poderes con Kirschner. Es decir, la ruptura del justicialismo se tradujo en que al momento de estar unidos, de votar por convicción ideológica, de votar por un modelo de país, se traicione el voto por internas y se salden viejas cuentas, de la forma que no se tendrían que haber saldado.
Creo que esto supone mucha más traición que la acción de Cobos. Eso es traicionar. Votar en contra por problemas internos entre peronistas y no tan peronistas, y más entre peronistas y peronistas, se traduce inmediatamente con apoyar a los grandes pooles de siembra, a los 4000 pseudo-argentinos y extranjeros que determinan la economía de uno de los sectores más importantes de la Nación, con dobles arrendamientos y políticas internas devastadoras y corruptas para su propio sector. Se traduce en seguir avalando que ese cúmulo de gente que poco le importa el país, siga manejando más del 70% del campo y sus riquezas, y hasta siga indirectamente sentando el valor comercial de la tierra, de algunos alimentos, y hasta las ganancias de muchos productores que entran en su juego.
Eso, es traicionar, traicionarse.
Más allá de ese criterio, esta es mi reflexión: Hoy compruebo que nadie, pero nadie vota por convicción. Es una lástima. Me decepciona totalmente, pero a la vez me reafirma la idea de concebir una nueva política, en otros términos, hasta redefiniendo su concepto. Nosotros lo vimos, tenemos antecedentes. Lo peor que nos puede pasar es perder la memoria sobre estos hechos a la hora de actuar, si es que llegamos a hacerlo.

Y Cobos, no traicionó a nadie. En todo caso traicionó a su propio partido y color ideológico cuando se alinea con el oficialismo y es expulsado de la UCR. Ya desde ese momento es una persona que vela por sus intereses y no por su convicción. No podría creer nunca en la convicción de alguien que comete esos actos, que en marzo de este año apoyaba hasta con detalles técnicos el proyecto de las retenciones, que tras el triunfo electoral se llenó la boca hablando en un tono que no le sale sobre 'el nuevo modelo económico y el papel del Estado'. Y que ante la presión de un sector, unido a una parte de la clase media y a una oposición llena de pelos y plumas; cede, vuelve a darse vuelta, vuelve a mostrar sus dos caras, y vota creyendo incrédulamente que eso le dará rédito para volver a su preciada UCR, pero contradictoriamente proclama que quiere seguir hasta el 2011 en donde está, en el freezer. Imaginen si la UCR va a volver a incluir en sus filas a alguien que aunque le da la espalda a la presidenta se queda al lado de ella (y lo esgrime en sus discurso como un 'anhelo') para....nada. Creo que la convicción de Cobos es su interés por salir políticamente beneficiado desde todos los flancos.
Cobos no es un traidor por lo que hizo, Cobos mucho antes ya había demostrado a quién y cómo responde. El oficialismo lo subestimó, (como hace con tanta gente y quizá sea su peor defecto) le dio un espacio como Presidente del Senado, se enfrentó con él un mes antes del tratamiento de la ley en ese resinto, dejó que esas diferencias se profundizaran, hizo que los voceros del gobierno ratificaran ese conflicto, y Cobos les pasó factura haciendo lo que ya había hecho, paradójicamente con su propio partido. En definitiva, ¿de quién es el error?. En este marco creo que la frase “la culpa no es del chancho sino el que le da de comer” cobra sentido. Cobos fue valiente al enfrentarse con quien lo puso ahi. Pero su valentía responde a sus intereses, no a su convicción. Criterios.

'El que avisa no traiciona' dijo un grande.

Mi humilde opinión sobre este golpe al kirschnerismo. Ahora sus errores políticos se verán reflejados en el 'triunfo' de otros, en los espacios políticos vacíos donde Duahlde hará de la suyas, y finalmente, en el propio sillón vicepresidencial.

Saludos desde aquí.

Almafuerte

Lic. Baleno dijo...

No hay que dar por la anfora mas que lo que la anfora vale, por mas cobertura del compañero que uno haga si el arquero hace la de Orion el zaguero central no puede ir a cerrar tambien atras de el, es una regla no escrita, no imaginamos que el arquero la pifie. Si la pifia chau. A sacar del medio.

chacall dijo...

Si baleno... pero no se olvide de que antes que la pifie el arquero, la pifiaron muchos otros compañeros... siguiendo con la metáfora futbolera... vio eso que se dice que los primeros defensores son los delanteros?

saludos!

Rodrigo dijo...

Comparto sus conceptos acerca de Lilita.

Por eso da el pinet para los roles de opositora y fiscal, y no resulta confiable para cargos de responsabilidad.

Por eso, aún compartiendo mucho de lo que dice, al momento de votar, una y otra vez me he inclinado por otros candidatos.

Saludos,

Jimenita dijo...

no aguantó ni un fin de semana Lilita...

PUBLICADO RECIÉN EN INFOBAE:

Carrió duda: ¿fue sincero el voto de Julio Cobos?

La titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, destacó que el voto negativo del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, fue “correcto” pero puso en duda si fue “por conciencia o por conveniencia”.

"No sé si el voto de Cobos fue por conciencia o por conveniencia, pero fue un voto correcto", señaló la titular de la Coalición Cívica en diálogo con C5N luego de la derogación del proyecto de ley sobre las retenciones enviado por el Gobierno al Congreso.