viernes, 11 de junio de 2010

Sotanismo setentista, cuando la Curia auspiciaba a Vox Dei.

Realizamos algunas presentaciones en Quilmes hasta que un día nos pusimos en contacto con una productora de avanzada llamada Mandioca que estaba proponiendo lo que en esa época comenzó a llamarse música progresiva.

Tenían a dos bandas pioneras bajo su tutela, Manal y Almendra que cantaban en castellano.

En nuestro primer recital en capital federal en el Teatro Payró al término de nuestro recital, vino a nuestro camarín Luis Alberto Spinetta y nos dijo muy entusiasmado que le había gustado mucho la banda pero que no entendía porqué cantábamos en inglés.

Ya habíamos tenido la oportunidad de escuchar a Almendra y a Manal cantando en castellano y decidimos probar...haciendo traducción de nuestros propios temas, así mi Bitter Sugar se convirtió en Azúcar Amargo.

Fuimos cambiando todo a castellano y con su recomendación el Flaco tuvo un acierto impresionante, ya que nuestra relación con nuestro público fue más cerrada, porque estábamos sintonizados en el mismo idioma.

Mandioca nos pidió que cambiáramos el nombre con el cuál nos habíamos estado presentando hasta ese momento, “Mach 4” que yo le había puesto al grupo recordando mi paso por la escuela de Suboficiales de Aeronáutica en Córdoba.

Me aboqué a la tarea de buscar un nuevo nombre y encontré en un libro la frase “Vox populi Vox Dei”.

………………..

LA BIBLIA

A partir de ese momento la prensa comenzó a hacernos notas y las radios a pasar nuestros temas y empezaron las presentaciones en grandes teatros como el Coliseo los domingos al medio día, claro que haciendo de banda telonera de Manal y de Almendra, hasta que muy pronto fuimos la banda principal.

Ese era solo el principio, ya que una vez conseguido el reconocimiento había que seguir adelante, y nos dijimos “ahora qué hacemos”.

Nos pusimos a cavilar sobre nuestro siguiente paso que debía ser más importante aún, entre algunas ideas que se sopesaron.

Un día Ricardo Soulé me dice que tenía una idea pero que era muy loca, le pedí que me dijera cuál era la misma y el insistía que era una locura.

Finalmente lo convencí a confiarme lo que se le había ocurrido y me dijo que teníamos que escribir...¡La Biblia.!..

Decir que sentí un sacudón en mi cuerpo es como no decir nada...fue mucho más que eso...fue el convencimiento pleno de que exactamente eso era lo que debíamos hacer y Ricardo había dado justo en el blanco.

Luego vinieron meses de arduo trabajo y ensayos...la idea era secreta pero de alguna manera se filtró y los medios comenzaron a acosarnos para que les contáramos de que se trataba, y entramos en una vorágine de cosas que nos arrastró incluso a nosotros en ella. Intrigas palaciegas sobre derechos de autor y roces entre nosotros y los productores, que eran la gente de Mandioca... ésas son cosas que trato de olvidar.

Todo eso provocó nuestra primera deserción...Carlos Godoy se retira del grupo y decide seguir una carrera solista lo cuál nos metía en un problema ya que la obra estaba preparada para cuarteto.

Finalmente la obra se editó y cuando estaba prácticamente en la calle fuimos citados a la curia para entrevistarnos con Monseñor Gracelli, que estaba sumamente preocupado y curioso por ver que habían hecho estos músicos pelilargos con La Biblia.

Cuando leyó las primeras estrofas de Génesis nos miró estupefacto, y nos comentó lo sorprendido que estaba por la síntesis del tratamiento que describía esa parte de la Biblia y que a él le hubiera tomado más palabras relatar ese comienzo.

Realmente Ricardo había hecho un trabajo excelente y que permanecerá por siempre en la historia de la música popular no solo argentina sino mundial ya que La Biblia es una obra única.

Fue presentada en el Teatro Alvear en cuatro lunes consecutivos, con afluencia tan masiva de público que hubo que cerrar la Avenida Corrientes.

http://www.agencianova.com/nota.asp?id=39959&id_tiponota=9&n=2007_5_22

http://www.magicasruinas.com.ar/rock/rock-vox-dei-la-biblia.htm

http://porizquierda.blogspot.com/2005/02/trabajo-final-de-biblia-comunicacin-y.html

http://www.cpcecba.org.ar/noticias.asp?idn=2751

5 comentarios:

Faco dijo...

Cómo me gusta este disco, a pesar de haberse editado 13 años antes de que naciera. Las Guerras es un opus, increíble. Es muy cierto lo del poder de síntesis. Si no top 5, top 10 de los discos de la historia del rock nacional.

Cine Braille dijo...

Gran banda, no sólo por este discazo. Este monseñor Graselli que nombra la nota, por cierto, no es de recuerdo grato para muchos familiares de desaparecidos. Si no recuerdo mal, era capellán de la Armada en los peores años de la dictadura.

El Conurbano dijo...

recomiendo la película 'Argentina Beat'.
Es excelente, y muy ilustrativa respecto del período previo a lo que cuenta este post.

sin dioses dijo...

Fue mi primer recital con 13 años, allá por el año 75, después de haberme comprado un maxi simple de Creedence, mi primer disco. Muchos recuerdos.

Anyuletta dijo...

Medio tarde comento aquí pero lo de la Curia auspiciando a Vox Dei, es tal cual, incluso después de los setenta. En la iglesia donde tomé la primera comunión, San Juan Bautista, en plena dictadura militar y en el chetísimo barrio de Devoto se cantaba: "Buenas y malas soooon cosas que vivo hoy, no es esta tierra noooo (no me acuerdo que sigue)... pero es quizá que no se mirar, cuanto, cuanto, hay a mi alrededor...." Muchas años después me di cuenta que esa canción era de Vox Dei, cantada ahí!!!!