miércoles, 4 de agosto de 2010

Josh “Rahmbo” Lyman, y Joaquín Morales Sola.

“Poder, dinero y miedo”, hacer clic aquí; ¿es una reseña política, o de espectáculos?

Porque lo que plantea es algo común en Washington DC, igual que en cualquier otra capital de países serios; solo hay que volver a ver The West Wing, una didáctica descripción de la Realpolitik administrativa.

En la serie, Josh Lyman, es el responsable de los “aprietes y rosca” del Ejecutivo, sobre el Legislativo.

Y, aunque Ud. no lo crea, esta basado sobre una persona concreta; Rahm Emanuel, que cumple con las mismas funciones de Josh, en las administraciones Clinton y Obama.

Según Wikupedia, en ingles:

Though idealistic like every other member of the Bartlet administration, Josh is perhaps the most willing to resort to less than honorable tactics and has, on occasion, been known to suggest solutions and methods that others in the staff see as less than honorable, as befits his role as the senior staff's attack dog. It is not unknown for Josh to resort to threats, intimidation, lies and even blackmail, to achieve what needs to be done for the Bartlet administration.

Josh's position in the Bartlet administration is temporarily compromised after he leaks information to the press about an anonymous hold on military promotions placed by Idaho Senator Chris Carrick. Carrick had been trying to secure a promise from the White House that a missile defense system would be built in his home state, but Josh's competitive nature will not allow him to make a compromise. After the leak, Senator Carrick releases the hold but resigns from the Democratic Party, informing Josh that he will seek re-election as a Republican and citing Josh as a key reason for his defection.

The embarrassment to the administration and to the party leads Leo to leave Josh out of key budget negotiations, negotiations which eventually result in a complete shutdown of the federal government. Josh soon finds himself stripped of much of his political authority, as freelance political advisor Angela Blake takes up many of his duties. He eventually returns from isolation after the First Lady pointedly asks President Bartlet "Where's Josh?" Josh is the only senior staffer to support the President's firm stand against Speaker Jeff Haffley; the President's eventual political victory over Haffley during this conflict is largely due to Josh's advice.

http://en.wikipedia.org/wiki/Josh_Lyman

Emanuel is known for his "take-no-prisoners style" that has earned him the nickname "Rahmbo."[21]

Emanuel is said to have sent a dead fish in a box to a pollster who was late delivering polling results.[17]

On the night after the 1996 election, "Emanuel was so angry at the president's enemies that he stood up at a celebratory dinner with colleagues from the campaign, grabbed a steak knife and began rattling off a list of betrayers, shouting 'Dead! ... Dead! ... Dead!' and plunging the knife into the table after every name."[5][7]

Before Tony Blair gave a pro-Clinton speech during the impeachment crisis, Emanuel reportedly screamed to Blair's face "Don't fuck this up!" while Clinton was present; Blair and Clinton both burst into laughter.[22]

However, by 2007 his close friends were saying that he has "mellowed out."[10]

Stories of his personal style have entered the popular culture, inspiring articles and websites that chronicle these and other quotes and incidents.[23][24][25][26]

Though executive producer Lawrence O'Donnell has denied it,[27] the character Josh Lyman in The West Wing is said to be based on Rahm Emanuel.[7][28]

http://en.wikipedia.org/wiki/Rahm_Emanuel

Otro si, Rahm Emanuel es miembro del la Chicago Machine; no es casual que haya sido el candidato de remplazo de "Rod" Blagojevich, cuando este se lanzo a la Gobernatura del Estado.

Por si no lo recuerdan, es el que quiso “negociar” la banca de Obama, cuando este gano la Presidencia.

http://en.wikipedia.org/wiki/Rod_Blagojevich

En resumen, la reseña tiene el grave defecto de ser “decimonónica”, apesta a naftalina moralizante; ni siquiera, es coherente con los articulos de los tiempos de Menem y de la Rua.

Donde aporto data de las operaciones de esos tiempos.

La búsqueda perpetua del consenso representó no sólo su vieja manera de hacer política, sino también la necesidad de no vivir otra vez lo que ya vivió, en la década del 80, como senador oficialista de un gobierno que no compartía. Dedicó varias reuniones para explicarle a su ministro de Trabajo, Flamarique, cómo fue aquéllo y qué es lo que debía evitarse ahora.

Hugo Moyano lo ayudó. Pudo ser el referente sindical y peronista más importante con sólo mostrar una cintura capaz de cierto contoneo, pero se quedó sin el peronismo y sin los sindicatos antes de que sus militantes abandonaran las calles del horror.

Moyano construye y destruye. Los senadores peronistas debieron ayudarlo a poner en caja a sus hombres y el ministro del Interior, Storani, colaboró con él durante el úlltimo miércoles para evitar nuevos zafarranchos públicos. Pero cuando enfrentó la multitud, dobló la apuesta: convocó a un paro nacional sin destino para el próximo viernes.

Desactivado Moyano, De la Rúa les aplicó a los senadores una estrategia de pinza: envió a Flamarique a negociar (con la indicación de no cambiar la médula del proyecto) y declaró al gobierno nacional en huelga de brazos caídos frente a las urgencias financieras de las provincias. Los gobernadores, uno por uno, se encargaron de ablandar a los senadores

http://deshonestidadintelectual.blogspot.com/2009/03/caja-escribania-y-elecciones-en-el.html

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=15040

PD, seria interesante analizar las correlaciones entre la Serie, un típico Relato Demócrata, y la Estrategia de la Campaña y Presidencia de Obama.

Jed Bartlet, es mucho más que un Clinton “pasteurizado”, o un JFK “reciclado”; prácticamente, se convirtió en un icono de lo que un Presidente Demócrata debe ser.

6 comentarios:

joe e. tata dijo...

lo que es increible es que el personaje de ari el agente de hollywood en la serie entourage esta basado en el hermano de el que es agente en la vida real

Anónimo dijo...

Ud. me va a putear por la pequeña correcion que le voy a hacer...pero el personaje mas parecido a Rahm Emanuel no era Josh Lyman, sino Leo McGarry, el verdadero jefe de personal de la administracion en la serie . Lyman era el "deputy"; traducido: uno hacia hacia la rosca mayor y el otro la menor.

De todas formas, la relacion que ud. encuentra entre Bartlet y Clinton es mas que atinada, ya que una de las asesoras de la serie fue Dee Dee Myers, jefa de prensa de la Casa Blanca, durante la primera administracion clintoniana.

saludos, Manolo. Martin.

manolo dijo...

Martín
La corrección seria correcta, si hablamos de la administración Clinton ¿Barlett?; pero en la Administración Obama ¿Santos?, ambos son Jefes de Gabinete, ascendieron.
Continuando con las semejanzas, ¿Hillary seria el personaje de Alan Alda? ;-P
Un abrazo

Anónimo dijo...

Vale la aclaración suya. Siguiendo con su razonamiento, entonces, en la administración Obama (Santos), Biden seria McGarry.

Con respecto a la semejanza, seria correcta si Mrs. Clinton tuviera algo que tenía el personaje de Alan Alda: diginidad. Igual Hillary hubiera rogado por hacer la campaña que hizo el ficticio senador por California, quien siempre fue arriba de Santos hasta el problema en el reactor californiano.

Saludos, Manolo. Martin.

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Absolutamente cierto lo que decís, Manolo. Aquí en USA los aprietes, las extorsiones, los sobornos son cosas de todos los días y se discuten abiertamente. (Lo único que es mal visto: darle a un legislador dinero para su bolsillo a cambio del voto).
Un ejemplo: cuando se trató la ley de reforma del seguro médico una senadora demócrata (Mary Landrieu-LA) anunció que votaría en contra a menos que la Administración diera un subsidio de 300 millones para su estado. La Casa Blanca contraofertó 100 millones pero la mina se mantuvo: 300 palos o votaba en contra. Y los consiguió. Y todo se discutió a la luz del día, en TV se informaba al minuto como iba el regateo y todo eso se consideraba natural y legítimo. Lo de Morales Solá es otro ejemplo de atraso... o de mala leche.
Eddie

Hal dijo...

Josh Lyman era mi personaje favorito; el protegido de Leo McGarry y quien reúne las condiciones para sucederlo (en un sentido amplio).
Paradójicamente, figuras imprescindibles en la política de carne y hueso.
Saludos.